Nueva Encuesta

Chicas! Ya quedó esto, bueno la opción ganadora fue... Cronicas Vampíricas, soooo ahora vamos con otro detalle porque me he fijado en variiias cosas, dejarçe la encuesta hasta fin de año, como varias votaron por Eternial, veré que sea un proyecto a futuro no se preocupen porque me gusta consentirlas. Voten en la nueva encuesta====> las quieroo

viernes, 30 de julio de 2010

Capítulo 15: Consecuencias


BELLA POV

Me contuve de descargar mi coraje con la puerta, simplemente porque era muy infantil y tal vez también porque no quería que Edward se diera cuenta la manera en la que me afectaba… cuando la puerta estuvo cerrada y Edward estuvo fuera de mi vista, suspiré, exhalando todo el aire había contenido, imaginé que el dolor, mi coraje, temores y todas las emociones, salían disparadas de mi cuerpo en ese suspiro, en ese remolino de aire… pero eran tantos mis sentimientos… que por un momento me sentí abrumada por todas ellos… respiré profundo y repetí el ejercicio, ya una vez me había dejado llevar por mis sentimientos y me había encontrado tan hundida en el abismo que por un momento había pensado que nunca saldría de él… realicé el ejercicio una última vez.

Subí las escaleras, midiendo mis pasos, acompasando mis respiraciones y mis latidos, bajando mi presión arterial… controlando mi enojo, crucé el pequeño pasillo que separaba mi recamara de la de Charlie y empujé la puerta lentamente.

Jake estaba en la recamara como me había prometido, daba vueltas por la habitación como un gato enjaulado… sus manos cerradas en puños, temblorosas… caminó hacia mí en cuanto me vio, me envolvió en un cálido abrazo, el calor de su cuerpo me inundó lentamente, aflojando mis músculos y nervios, su barbilla estaba apoyada en la cima de mi cabeza, mientras estrechaba mi cintura y acariciaba mi cabello.

-Tranquila amor, Tranquila- susurraba como un suave rezo… lentamente, calmándome, cerré los ojos fuertemente, pero los abrí de golpe, cuando los cerraba solo podía ver la mirada obsidiana de Edward… sus ojos oscurecidos por la rabia…. El dolor. Lamentaba haberlo herido… pero sin duda esa nunca había sido mi intención, me estrechó aún más fuerte y fue entonces que me di cuenta que mi cuerpo temblaba violentamente, espasmos recorrían mi cuerpo, sacudiéndome…
-Lo… siento- dije mientras inhalaba profundamente y contenía un sollozo.
-No te preocupes por mí… a mi me preocupas tú- recitó en mi oído. Me obligué a mi misma a respirar profundo, devolverle el abrazo y separarme… -Llora cariño- me dijo a la vez que acariciaba mi mejilla, sacudí mi cabeza negado.
-No puedo- por alguna razón mis ojos estaban secos, estaba harta de las lágrimas y aunque podía sentirlas acumularse tras mis ojos, contenidos solo por un frágil dique que había erguido yo misma, simplemente para protegerme… de Edward… y también para proteger a Jake.
Le tomé las manos, unas manos fuertes, resistentes, ligeros cayos en algunas partes, que denotaban el trabajo que había tenido que realizar desde muy chico… Reparaciones en casa, desde que Bill había sufrido el accidente que lo había dejado en la silla de ruedas y claro las reparaciones de automóviles y cacharos que Jake hacía por simple pasión… su hobbie.
Lo jalé suavemente y me senté en el borde de la cama; Jake me acompaño y se sentó a mi lado, tomando mis manos en las suyas, entrelazando nuestros dedos… de nuevo miré sus manos, el color de la piel contrastaba ampliamente… su piel deliciosamente dorada y mi piel albina juntas, no era nada comparado a mi piel junto con la de Edward de un color marfil, su piel y la mía eran prácticamente idénticas, pero era el contraste entre Jake y yo lo que me hacía ver lo diferentes que éramos, pero también la manera en que Jake me complementaba… me sentía entera y ligera a su lado, segura y hermosa… acaricie el dorso de su mano con las yemas de los dedos, trazando círculos ociosos en su piel.
-Nada de lo que él dijo es cierto Jake- lo miré a los ojos, esperando que en mi mirada encontrara la misma sinceridad que había en mi voz.
-lo sé… no tienes que decírmelo, eres una mujer estupenda Bella- su mirada se oscureció unos instantes, su cuerpo tembló ligeramente, pero lo apartó rápidamente… en un parpadeo – quiero que sepas que nada de lo que ese – apretó la mandíbula, mientras las venas en su cuello se marcaban por el esfuerzo – tipo dijo de ti… tiene importancia para mí – acunó mi rostro en su mano, acariciando mi mejilla con sus dedos –Yo sé quién eres –
Sonreí mientras sacudía la cabeza… Jacob creía que yo estaba preocupada por lo que el pensara de mí… lo que había dicho Edward… si no iba a negarlo, me había dolido, pero esto era lo último…
Lo que me preocupaba era que lo que Edward había dicho sobre Jake, fuera algo que se interpusiera entre nosotros…
-Jake… yo no estaba hablando de eso- cogí su mano de mi cara y la estreché entre mis manos, trague en grueso.
-¿Qué que pasa Bella? ¿Es que algo de lo que él dijo te hizo dudar? Mira yo…- puse mi dedo índice en sus labios silenciando sus palabras. Sacudí la cabeza, la duda llenaba sus ojos de un brillo muy particular… no quería que se formara ideas equivocadas.
-No cariño… Edward Cullen no puede volver a mi vida como si nada… venir a mi propia casa a insultarme y además de todo creer que tiene el derecho de decirme que decir y que hacer… NUNCA Jake… - Una ligera sonrisa se curvó en la comisura de sus labios; pero aún así su mirada tenía la preocupación reflejada en ellos. –Yo quiero que sepas, que nada de lo que dijo Edward es cierto, yo no dudo de ti, me has cuidado y no me refiero solamente a lo que pasó con Victoria … en cómo me mantienes a salvo de mi misma… y sobre todo en cómo me salvaste… Me salvaste del abismo en el que caí…- me acerque a él y tomé su rostro entre mis manos – y porque me amas…- besé sus labios, lentamente, como la primera vez que me había besado, perfilé el labio inferior con mi lengua, un suspiro salió de mi pecho, sus manos se colocaron suavemente en mi cintura, jugué con sus labios lentamente, succioné su labio inferior y lo mordisqueé juguetonamente. Su lengua se introdujo en mi boca, al igual que su aliento, que saturó mis sentidos, llenándome, relajándome… Recargué su frente en la mía y estuvimos así, sin palabras, simplemente mirándonos a los ojos… las palabras sobraban… todo estaba dicho…
EDWARD POV
La furia llenaba mi cuerpo… mis brazos y piernas temblaban con anticipación, con la anticipación que sentía al momento de cazar… una necesidad innata de atacar… de defender lo que es mío, me alejé de la casa de Bella antes de que cometiera mas tonterías de las que sin duda alguna ya había cometido hasta ahora.
Corrí, corrí como un maniático desquiciado intentando en vano que las ansias de sangre me invadieran de nuevo, por un momento desee ser humano de nuevo para sumergirme en el agotamiento y caer en un sueño profundo para olvidar todo, pero por más que corría, no lograba dejar las imágenes de Bella con otro atrás… pero al igual que mi cuerpo, mi mente no se cansaba… y las imágenes transitaban por mi mente, como bofetadas… me herían profundamente… y ¡Maldita sea! No había nada que pudiera hacer al respecto… estaba preso, preso en la tortura que mi mente me jugaba…
Entré en la casa pasada la media noche, podía escuchar a Emmet y a Rosalie trabajando en el BM de ella, nadie más estaba en la casa…
Subí las escaleras, como un poseso rumbo a mi cuarto, donde me encontré a Alice, quien empacaba mis cosas en una maleta, la confusión se abre paso en mi mente, mientras Alice me ignora y arroja camisas, pantalones y efectos personales a la maleta sin ninguna consideración; intento leer sus pensamientos, pero no puedo ¿Cómo diablos es que no escucho nada? Y es entonces que la escucho un pequeño flash de su mente, mientras veo el porqué no puedo escucharla, ella ve mis pensamientos, me visualiza a mí y a ella, tal como estamos ahora… escondiéndome sus pensamientos, cerrándome el paso.
-¿Qué carajos?- es la primera frase que sale de mi boca.
-¿Qué carajos?- Alice se para y me mira furiosa, regresa a esculcar mis cajones – Esto es exactamente lo que da la impresión de ser- se que Alice no ha dicho esa frase intencionalmente, pero aprieto la mandíbula y tenso el cuello cuando la imagen de Bella con el Edredón bajo sus brazos, sus hombros al descubierto vuelve a mi mente… justo cuando ella me decía lo mismo hace solo unas horas.-Nos vamos Edward- su tono de voz autoritario, pero al mismo tiempo era una petición.
-No Alice yo no me voy de Forks, no otra vez- comienzo a sacar las cosas de la maleta, acomodándolas de nuevo en sus lugares, lo cual resulta ser una pésima idea, porque en cuanto guardo un pantalón, Alice lo saca y sé que podemos estar haciendo esto toda la noche. -¿Qué pretendes?- le digo mientras dejo mis brazos inertes a los lados, esperando una respuesta.

-No quiero que estés más tiempo aquí… solo… vámonos… empieza una nueva vida Edward…-sus ojos… que al mismo tiempo eran los míos, los de toda la familia, Emmet, Rosalie, Esme, Jasper… Carlise… veía en sus ojos la determinación manipuladora tan característica de Alice, pero también veía la preocupación en sus ojos, la misma preocupación que veía en los ojos de toda mi familia, porque eso eramos… después de tanto tiempo juntos… esta era mi familia… una familia que había estado preocupada por mi causa los últimos meses… estar ausente era la mejor opción, porque así no tenía que ver la tristeza con la que me había tropezado reflejada en su mirada los últimos días… Pero Bella era la mujer que amaba no podía irme… no podía dejarla no de nuevo.
-No puedo- le dije mientras negaba con la cabeza… simplemente no podía hacerlo…
-Vamonos Edward… Olvidala… ya no te ama, déjala atrás…- un dolor invadió mi pecho, cerré los ojos mientras sus palabras taladraban mis oídos… ¿Cómo es que Alice me decía esto?… ella había estado tan en contra de que me fuera…
-¿De qué hablas? Tu… tú no puedes hablar en serio- le dije mientras me miraba desafiante, el enojo hirviendo en mis venas, mis incisivos latiendo dolorosamente en mis encías, el veneno sazonando mi lengua… -Estas diciendo tonterías… como pretendes que me vaya… que la olvide si ella es lo que más quiero… ella es mi vida… Alice… no puedo-
Una sonrisa se curvó en los labios de Alice y no supe la razón de su comportamiento… ¿qué clase de caso de bipolaridad era este? Alice se mordió el labio mientras sonreía y pegó un pequeño saltito.
-¿Y ahora que te pasa?- me golpeó… realmente Alice me había abofeteado… ¿Y ahora qué? Aunque me había dolido el golpe estaba desconcertado.
-Eso es por ser tan estúpido…- la miré con furia y con incertidumbre –¿No te das cuenta que lo que te acabo de decir es lo que le dijiste a Bella cuando te fuiste?... ¿será como si nunca hubiera existido?- escuché mis palabras en la boca de Alice y realmente vi mi error… había sido un estúpido por dejarla… yo no podía vivir sin ella… yo era el verdadero causante de lo que había visto hoy en la mañana… todo el cambio de Bella hacia mí… era por mi causa… enteramente mi culpa… las consecuencias de mis decisiones... Alice me miraba con cara de duh (eres un tonto Edward Cullen).
-¿Qué hago para recuperarla Alice?- me senté en la cama mientras me pasaba las manos por el cabello, llegaba a la nuca y entrelazaba los dedos… todo era mi culpa… Y todavía la había insultado y maltratado hoy en la mañana… Dios.

-No lo se Edward- se encogió de hombros –La cagaste, tienes que aceptarlo, tu eres el causante de su distancia, de el rumbo que ha tomado su vida… puedes intentar acercarte a ella de nuevo… pero tienes que estar consciente de que Bella a cambiado mucho en los últimos meses… y de que es enteramente su decisión el quererte de nuevo en su vida…- asentí, era claro que era completamente su decisión… -Y también de el hecho de que Bella tiene alguien más en su vida ahora… alguien que la ayudó en los momentos más tristes de su vida… eso forja lazos muy fuertes Edward… tómalo en cuenta.-
-gracias Alice-
-No hay de que- me dijo mientras dejaba mi habitación, pero se detuvo en el umbral de la puerta y se giró para mirarme –Juega bien tus cartas-
-Lo haré- le dije, mientras ella desaparecía escaleras abajo… ¿Qué es lo que había hecho?
******************************************************************************
Duhhh!!! jaja tonto Edward!!! Chicas Comenten las quieroo!!! Ahh comenzaré a publicar mi Vida en forks... la proxima semana... los lunes si no han leido el primer capítulo del nuevo fic de Twilight... click aquí... futuro incierto queda para los viernes vale??
Oss Adorooo!!! bss

miércoles, 28 de julio de 2010

Retrasoo...


Una disculpa!!! Pero estoy un poco cansada hoy... asi que no he podido terminar el capítulo... lo tengo por la mitad... pero mañana lo subo iii promisee!! De verdad que mil disculpas pero esta semana entre a la uni y ps tengo que acostumbrarme al horario... Porque ya ven que típico de vacaciones que volteas tu horariooo!!!
Mañana subooo!!
Las quieroo! Que tengan bonita noche y un lindo jueves!! (Que por aca en mexico el clima esta horriblee!! LLueve y sol... LLueve y sol!! Asi que una ni sabe que ponerse!!)
;) Regi!

domingo, 25 de julio de 2010

Nuevo Fic!!

Hola Angeles!!! Pues aca por mi casa... los ultimos días han sido lluviosos, del tipo de días que son para pasarlos en casa... asi pues como inicio la Universidad mañanaa (aaaaaaaaaaaa) he invertido ese tiempo en leer... y bueno se me ha ocurrido una nueva historia... un nuevo fic... jaja!!! Y bien aqui les traigo el pequeño resumen...

***Mi vida en Forks***

Renne nunca se fue de Forks, Bella creció ahi con sus amigos de toda la vida, ahora un nuevo año comienza en la preparatoria y hay estudiantes nuevos.... Los Cullen.
Edward es asignado como su compañero de laboratorio luego de que Jake se cambiara de escuela. Ellos se llevan bien, pero ella tiene a su novio... Jake, ella se siente un poco atraida hacia Edward, pero las cosas se ponen serias cuando Jake comienza a cambiar y a alejarse de ella... despues de la llegada de los Cullen!!!

Les dejo el primer capi espero que comenten!!

Las quiere

Regiii

01: Primer Día... Nuevo compañero

Mi madre me llevó al colegio con las ventanillas del coche cerradas. En la península de olympic, al noroeste del estado de washington, existe un pueblecito llamado Forks cuyo cielo casi siempre está nublado, es por eso que las ventanas están cerradas, hoy como casi todos los días llueve... en esta parte de los Estados unidos llueve más que en cualquier otro sitio del país.

Había vivido aquí desde que tenía memoria y aunque es una localidad pequeña, tiene un encanto oculto, el bosque se extinde ampliamente a cualquier lugar donde lo mires, el aire siempre es fresco, aunque forks puede ser considerado un pueblo... no tenemos centros comerciales ni cines como en algunas otras ciudades de Estados Unidos, pero Port Angels está a solo 45 minutos a una velocidad moderada.

La verdad es que me gusta vivir aquí, tampoco es que haya vivido en otro lugar, pero el paisaje es hermoso. Todo de color verde: los árboles, los troncos cubiertos de musgo, el dosel de ramas que colgaba de los mismos, el suelo cubierto de helechos... verde.

-Suerte en tu primer día- dijo mamá, mientras besaba mi mejilla, mamá siempre me traía al colegio y decía la misma frase, a pesar de que había venido a este colegio toda mi vida - Gracias mamá- le contesté suavemente. Los inicios de clase son emocionantes y al mismo tiempo algo monótonos para mí, tenía los mismos compañeros desde hacia años, aunque eso traía una ventaja... eramos los mejores amigos... una gran familia.

Baje del viejo mercury rojo que manejaba mi madre y aunque aún chispeaba, no era lo suficiente para que me calara... además estaba acostumbrada a la lluvia, la escuela se haya como todo lo demás en el pueblo junto a la carretera, es un conjunto de pequeñas casas que constituyen los diferentes edificios del colegio, construidas en su totalidad con ladrillos rojos y tejas multicolores eran lo suficientemente campestres para parecer un hotel. Atravecé el estacionamiento con cuidado, evitando los charcos, aunque fue una tarea un poco ardua para mi falta de coordinación.

Llegue al primer edificio, encima de cuya entrada se podía leer "oficina principal" En el interior había mas luz y hacía un poco mas de calor, la oficina era pequeña: una salita de espera con sillas plegables acolchadas, una basta alfombra y un panel donde noticias, avisos y cosas por el estilo estaban pegadas sin un orden en particular, un pequeño grito se escuchó y antes de que pudiera girarme me cubrieron los ojos, tantee un poco, intentando adivinar por las manos quien era el o la que me cubría los ojos... era una mujer, pero no lograba reconocer las delicadas manos, ángela no usaba anillos, por lo que estaba segura que ella no era.

-¿Jessica?- me aventure a decir.

-¡hay no Bella!- la voz era suave y cantarina, me giré y me encontré con una chica de aspecto duendecillo, delgada como un fideo, su piel blanca y delicada como la porcelana, su pelo corto era rebelde, con cada punta señalando a una dirección diferente de un negro profundo, sus ojos color dorado me miraban detrás de unas espesas pestañas.

-¿Alice?- pregunté, mientras ella me envolvía en un fuerte abrazo. -¿Que haces aqui?- le pregunté.

-Le ofrecieron trabajo a papá y nos mudamos todos-me dijo mientras se encogía de hombros.

-Wow... que gusto volver a verte- le dije mientras la abrazaba de nuevo. Había conocido a Alice en el verano, mi madre diseñaba bolsos para una reconocida marca y yo la había acompañado a san Francisco en las vacaciones, a una pasarela, la verdad es que no me gustaban mucho esas cosas, pero yo quería conocer la Universidad de San Francisco y había sido el pretexto perfecto, durante la feria de modas conocí a Alice, quien era una gran admiradora de mi madre, por lo que en las siguientes dos semanas que pasé en san franciso salimos juntas muchas veces. Ella era adorable y un poco alocada...

-¡Si!- dijo mientras pegaba un saltito -¡Tal Vez tengamos alguna clase juntas!-

Después de comprobar nuestros horarios, resultó que teníamos nuestra primera clase juntas, historia con Jefferson, en el edificio seis.

-¿Y tus hermanos?- no conocía a los hermanos de Alice, conocía a Esme, su madre, una hermosa mujer de belleza clásica, de rostro en forma de corazón, su cabello ondulado color caramelo y los mismos ojos de Alice, Alice tenía dos hermanos adoptivos, Rosalie y Jasper, además de dos hermanos, Emmet y Edward, a ninguno los conocía, pero debido a que Alice y Esme eran tan hermosas, me sentía realmente curiosa acerca de el aspecto que tendría el resto de su familia...

-Estan intentando ubicarse al igual que yo- ella sonrió un poco.

-Bueno seré tu guía- le dije mientras ella enlazaba mi brazo con el suyo, la lluvia había aumentado, cruzamos la cafetería, simplemente para no mojarnos, aunque el camino era mas largo por ahí, Alice me platicó sobre sus vacaciones, mientras decía que necesitaba ir a comprar ropa adecuada para este clima y me ofrecí para acompañarla; aun cuando sabía que ir de compras con Alice era maratónico.

Algo comenzó a vibrar en mi mochila, ¿mas bien bolso?, una enorme cartera que mi madre había diseñado para mí, modelo único... con un hermoso estampado morado y lila. Saque el telefono celular, mientras Alice me arrebataba la mochila para examinarla a fondo, mientras ponía cara de asombro. Reí, mientras miraba la pantalla del celular.

-Hola- contesté.

-Hola hermosa, ¿Que tal va tu primer día de clases?-preguntó la voz en el telefono.

-Bien pero te extraño... ¿Tu como vas?-

-Igual que tú... me falta mi brazo derecho- reí un poco.

-Aprenderás a ser zurdo- le dije a modo de broma.

-Claro... como si fuera tan facil... te recogeré al rato-

-Te veo a la salida... besos-

-Te amo linda-

-Yo igual... suerte- colgue el telefono y le arrebaté mi mochila al tiempo que sonaba el primer timbre de la clase.

La clase de historia y la de Trigonometrá nos tocó juntas, el profesor Banner hizo pasar a Alice por la bochornosa presentación frente a la clase, yo que odiaba hablar en público era pésima para las presentaciones, tropesaba, balbuseaba y me sonrojaba sin razón aparente, Alice por el contrario lo hizo con mucha confianza, pero fue muy breve y reservada.

Algunas personas se nos acercaban, los presentaba y despues de una conversación mas diplomatica que cualquier otra cosa, se marchaban, Alice era un poco reservada, cosa que no había notado antes.

En la clase de Español, me tocó con Jessica, era mi amiga desde el cuarto grado, con su cabello rubio oscuro y su cara ovalada, era un poco superficial, pero en una descripción corta, era una buena amiga, caminamos a la cafetería durante el descanso, busqué a Alice con la mirada, pero no la encontré.

Mike, Ben, Angela, Tyler ya estaban sentados en la que había sido nuestra mesa desde siempre, nos fuimos a sentar con ellos, mientras platicaban sus anécdotas de vacaciones, como Angela había ido a visitar a su abuela a California, Tyler y Mike habían obtenido un empleo en Port Angeles y Ben había estado enfermo la mayor parte de las vacaciones, estaba contandoles sobre el viaje con mi madre cuando Jessica nos interrumpió lo cual no era novedad.

-¿Quienes son ellos?- seguí el rumbo de sus ojos y ahi estaban, sentados en el rincón mas alejado de la cafetería, al otro extremo de donde nosotros nos encontrabamos. Eran cuatro, platicaban entre ellos, mientras ignoraban la charola llena de comida que estaba frente a cada uno de ellos, había tres chicos, uno de ellos, increiblemente fuerte, musculoso como un levantador de pesas, su cabello corto oscuro y ¿rizado? no podía decirlo puesto que estaban muy lejos...

Otro era mas alto y delgado, pero musculoso de igual manera, al menos eso era lo que dejaba entrever su holgada ropa, con el cabello un poco largo y dorado, el tercer chico era desgarbado, corpulento con el cabello cobrizo desordenado, la chica era escultural, cabello rubio hasta la cintura, liso, con un cuerpo que podría aprarecer en la portada de la sports illustrated. Eran realmente palidos y compartían el mismo color de ojos, ligeramente dorado... fue entonces que confirmé lo que ya había pensado, Alice se acercó dando sus típìcos pasos de bailarina y se sentó junto a el chico rubio.

Fue entonces que comencé a sacar conclusiones... El de cabello rubio y la chica despampanante debían ser Jasper y Rosalie Hale, lo que no pude deducir fue quien era Emmet y quien Edward.
La mirada de el chico desgarbado se enfocó en la mía, durante una fracción de segundo, luego desvió la mirada. Alice me miró y saludo con la mano, le devolví el saludo y luego jessica me asaltó con miles de preguntas que no pude contestar....

El timbre sonó y todos nos levantamos para dirigirnos a nuestras clases, Ángela tenía la siguiente clase conmigo, Biología, al igual que Ben, quienes eran pareja desde el año pasado. Pero eran mis amigos y no me sentía como el mal tercio, aunque me inundó un sentimiento de añoranza cuando recordé el año pasado... me sacudí el sentimiento rápidamente, mientras caminabamos por el pasillo hasta el laboratorio.

Me senté en la mesa de siempre, todos los estudiantes ya tenian compañero, Angela me dio una mirada de remordimiento por sentarse con Ben, pero le quité importancia con un gesto de la mano, me sonrió y se sentó, esta era otra de las cosas que me recordaba el año pasado... aggg

El hermano de Alice, cuyo nombre aún no lograba decifrar, el del cabello desordenado y postura desgarbada entró al salón de clases, habló con el profesor quien le indicó con un gesto de la mano que tomara asiento.... el unico asiento libre era el que estaba a mi lado, lo miré mientras esperaba que fuera tan amable como su hermana... pues ibamos a sentarnos juntos todo el año...

-Soy Isabella Swan- le dije mientras me presentaba - Pero prefiero que me llamen Bella- extendí la mano, el la miró unos instantes y después de pensarlo la estrechó, para apartarla rapidamente.

-Soy Edward Cullen- dijo con una voz tan suave, que apenas y pude contenerme de no cerrar los ojos ante su melodiosa voz. -Soy aparentemente... tu nuevo compañero de Laboratorio- sonrió suavemente y yo le devolví la sonrisa. -Conoces a mi hermana ¿Cierto?- asentí suavemente mientras miraba sus brazos, bien formados, se veía bastante fuerte cuando no estaba a lado de su hermano -No ha parado de hablar de ti y de tu madre durante todo el verano.... a y de los bolsos que diseña- sacudí la cabeza y no pude responder nada porque la clase dio comienzo.

Edward Cullen era mas reservado que su hermana, pero era buen tipo, guapo y divertido, la clase de Literatura también la teniamos juntos, al igual que Alice y dado que no conocían a nadie y ninguno de mis amigos estaba en esa clase nos sentamos de nuevo juntos, las ultima clase que era la de Literatura me resultó lenta, pues quería que las clases terminaran...

El timbre sonó y recogí mis cosas rápidamente, salimos juntos al estacionamiento con Alice a un lado y Edward al otro, mientras hablabamos de cosas vanales y sin importancia.

-Bella- gritó su voz en el estacionamiento, Alcé la mirada y ahi estaba... Jake. Su cabello estaba corto, lo había cortado porque perdió una estúpida apuesta con Mike y era la primera vez que lo veía despues de pasar un curso escolar siendo inseparables y tres semanas sin vernos.

-Jake- grité mientras una sonrisa se instalaba en mi rostro. Caminó hacia mí, mientras yo me quedaba como estúpida mirandolo, su bronceado cuerpo, sus bien definidos hombros y brazos y lo mejor de todo... esa sonrisa que me encantaba...

Extendí mis manos y el las tomó, mientras me jalaba hacia su cuerpo, enterré mi rostro en su cuello, abrazandolo fuertemente, llené mis pulmones de su escencia, a incienso y madera, le di un suave pero esperado beso en los labios, mientras el acariciaba mi cabello.

-Te he extrañado mucho- me dijo, le di otro beso, mientras escuchaba a Mike gritando el nombre de Jake desde su camioneta, fue entonces que volví a la tierra y me enfoque en que no estabamos solos...

Me gire y remolqué a Jake que se giraba con Mike, me paré frente a Edward y Bella que me miraban de manera extraña.

-Ah lo siento Jake- le palmee el brazo y me dio su atención de inmediato.

-Lo siento cariño-

-Jake... ellos son Alice y Edward Cullen unos nuevos amigos, Edward y Alice el es Jacob mi novio- dije sonriente, Alice se mostró extrañada, pero lo disimuló rapidamente.

-Encantada- dijo mientras le daba un abrazo.

-Igualmente- dijo Jake, devolviendole el abrazo con su brazo libre, con el otro sujetaba mi mano -Oye... ¿tu eres la alice de San Francisco?-

-La unica- contesto Alice.

Edward estrechó su mano con Jake, hablaron un poco y se despidieron.

Fuimos con Angela, Ben, Tyler y Jessica, quienes estaban alrededor de la camioneta de Mike.

-Te extrañamos hombre- dijo Ben mientras le daba un abrazo muy de hombres, de esos que son golpeados en la espalda -Porque te cambiaste de escuela, Bella te extraña- me sonrojé un poco, pero no lo oculté... de verdad lo extrañaba -Ya tiene un nuevo compañero de Laboratorio...- le di un codazo a Ben.

-A si?- dijo jake en tono juguetón, mientras caminaba hacia mí.

-Pues necesito uno... ¿no crees? Además es muy amable e inteligente- le dije cruzandome de brazos, era puro juego y los demás se divertían.

-Tu eres Mi novia- dijo JAke, mientras se acercaba a mi lentamente. Reí fue inevitable.

-Solo si me atrapas- tiré la mochila al suelo y eche a correr por el estacionamiento. Jake me atrapó a menos de 10 metros, me alzó con mucha facilidad y me echó sobre su hombro me encontré con la mirada divertida de Angela y Jessica que estaba botada de la risa.

-Te tengo- me dijo.

-La sangre se me va a la cabeza- le dije mientras bajaba la vista al suelo - pero tengo una linda vista- le dije mientras le pelliscaba una pompa.

Rió suavemente y me bajó habiamos llegado a su auto, un Golf rojo arreglado por el. Me recargue contra la puerta y me besó, sus labios jugaron con los míos suavemente, y luego su lengua se adentró en mi boca, su cálido aliento se fundió con el mío, sus manos estaban fijas en mi cintura, mientras las mías se enroscaban en su cuello, agarrando su cabello acercandolo a mi. Nos besamos un poco mas y entonces la voz de Angela nos interrumpio.

-Que oportuna- susurré contra los labios de Jake, presíoné mis labios contra los suyos de nuevo, miré sobre su hombro y ví a Angela agitando mi mochila. -Olvidé mi mochila-

-Voy por ella, entra- me dio las llaves, un beso rápido y atravezó el estacionamiento.

Cuando me miró de nuevo, las llaves se me escurrieron de las manos, Jake se dio cuenta y sonrió mientras sacudía la cabeza, avergonzada me agaché para buscar las llaves, me puse a gatas... ¿A donde demonios se habían ido las llaves?

-¿Porque no me lo dijiste Alice?- la voz de Edward sonaba frustrada.

-Porque yo no lo sabía... ya te lo dije, ¿que no se supone que sabes todo lo que pienso?- dijo Alice con su voz cantarina -Ella nunca lo mencionó y yo no lo ví... te ví a ti con ella- ¿de que hablaban?

-¿Como se te pudo escapar eso?-

-No sabía que ella tenía un novio... Bella nunca lo mencionó- permanecí quieta... estaban hablando de mí... sus pasos se alejaron y yo encontré las llaves...

Abrí la puerta del copiloto, mientras mis manos temblaban un poco... un Girasol estaba en el asiento... sonreí... Jake.

Sacudí mis pensamientos, podía ser la amiga de edward Cullen si quería... yo ya tenía un novio.

------------------------------------------------------------------------------------------------
Este es l primer capítulo comenten para saber si les gusta la historia y ver si la continuamos... se que la actitud de Bella es diferente... pero esta es una Bella mas segura de si misma... quice quitarle un poco de la inseguridad y baja autoestima que tiene en Crepúsculo, es un enfoque diferente de la historia que nos cuenta SM pero espero que les guste su relación con Jake y con sus amigos de toda la vida!

Espero que comenten!!

viernes, 23 de julio de 2010

Capítulo 13: Reclamaciones

Eiii chicas ya esta mi compu en casa... ya recupere el capítulo, asi que ya lo publiqué... espero les gusten y como siempre espero sus comentarios!!!

BELLA POV

¡Carajo! Y mil blasfemias pasaron por mi mente tan velozmente que me sorprendí por mi extenso conocimiento de maldiciones, lo cierto es que no las usaba a menudo; pero en una situación como esta eran precisas, todas las que mi vasto vocabulario había aprendido a través de los años… a una adolecente no le puede pasar esto…
Por un momento, parece que la escena la miro fuera de mi cuerpo; siendo una espectadora, mirándolo de fuera, ajena…
Edward está de pie en el umbral de mi habitación, sus facciones deformadas por la ira, sus hermosos ojos caramelo habían sido remplazados por unos ojos obsidiana, profundos, interrogantes… aterradores, su mandíbula trabada, mientras sus puños están fuertemente cerrados en sus costados.
Mientras que yo, estoy cubierta hasta el mentón por mi edredón, aunque debajo estoy desnuda de la cintura para arriba, Jacob encima de mi cubriéndome con su cuerpo, que al igual que yo está desnudo de la cintura para arriba (pero eso es normal en él, pero realmente no creo que importe), hacía unos segundos mi mente y mi cuerpo estaban desconectados de todos mis problemas, entregándome a un momento hermoso… que de verdad estaba disfrutando.
Pepe Grillo vuelve a mi mente, haciéndome consiente de la situación… yo y mi novio licantropo en mi cama haciendo el tonto, medio desnudos y mi exnovio vampiro en el umbral de la puerta, mi padre está por llegar… ¡hay dios! Y al ver los ojos de Edward… mi corazón da un vuelco, están llenos de indignación y de furia, pero debajo de todo eso, estoy segura de captar un destello de dolor, lo que me hace sentir realmente mal, empujo ligeramente a Jake, quien comprende el mensaje y se sienta en el colchón, apartándose de mi cuerpo, pero dejándome el edredón encima, inmediatamente comienzo a sentir el frio matutino en la piel y me coloco el edredón cubriéndome hasta la barbilla, mientras ruego que Jake no se levante de la cama… Un vampiro y un licántropo en la misma habitación… esto solo podía pasarme a mí… ya lo digo… un sinnúmero de situaciones peligrosas pueden pasarle a Isabella Swan.
Trago en grueso y miro a Edward con un peso muerto en la boca del estómago que ahora mismo está revuelto…
-Edward… yo… mmmm- dudo… ¿que voy a decirle?
-¡Tu!- me responde y me sorprendo por el tono de su voz, cargado de rabia, nunca me había hablado con ese tono – como puedes… - mi corazón deja de latir un segundo cuando me doy cuenta que lo herí sin querer; y aunque sé que no debe de importarme… lo hace, realmente me preocupo por él –eres una…. – alza los brazos como buscando la palabra correcta para describirme… mientras mis ojos se desmesuran, nunca pensé que pudiera hablarme así, me quedo paralizada unos segundos, tratando de procesar el hecho de que Edward me ha insultado, unos segundos que bastan para que una fisura se abra en mi pecho, una solitaria lágrima se derrama por la comisura de mi ojo derecho, la quito con la palma de la mano y recuerdo aquel día en el que me juré a mi misma que no volvería a llorar por el… en un segundo él me ha hecho romper esa promesa…
EDWARD POV
-¡Tu!- le gritó con toda la rabia que tengo dentro, esto me ha dolido mas de lo que cualquier cosa pudo haberlo hecho… escucharla, verla a través de los ojos del… perro ese… pero sobre todo comprobarlo con mis propios ojos… es un dolor que no sentí ni siquiera cuando sentí que la había perdido ayer en la noche a manos de Victoria. –Como puedes…- mis manos están cerradas en puños, mientras la ponzoña inunda mi boca como si hubieran abierto un grifo… -Eres una… una…- tenso la mandíbula para evitar decir más, pero sé que he cruzado la línea cuando veo que una solitaria lágrima se desliza por su mejilla, su mirada está llena de tristeza, dolor y vergüenza, se restriega la mejilla con la palma de la mano eliminando todo rastro de aquella gota… se incorpora rápidamente, deteniendo el edredón en su pecho; dejando sus delicados hombros al descubierto, su otra mano vuela a la mano de… el perro y es cuando me doy cuenta que está temblando, quiero alejar a Bella de él, los licántropos son peligrosos, pero no me muevo porque temo que si lo hago eso altere mas al… tipo ese.
-Calma- le dice bella suavemente recitándolo como una nana, sus pensamientos son una ráfaga de furia hacia mí, pero cuando mira a Bella, sus pensamientos se calman, trata de contenerse para no lastimarla, pero eso no me calma a mí… bella es tan frágil, que ese chucho puede hacerle daño sin pensarlo; bella es un imán para los problemas, prueba de ello… no quería mas pruebas para ello, yo lo sabía.
Bella toma la mano de el perro y entrelaza sus dedos con los de él, cierra los ojos los aprieta unos instantes y me mira de nuevo, pero al contrario que hace unos instantes, su mirada es fría y distante… sus ojos chocolate no me miran con asombro, ni una chispa de calidez en sus orbes obscuras… su mirada es calculadora.
-¿Qué se te ofrece Edward?- su calma me molesta, como si mi presencia fuera solo una molestia.
-Isabella- pronuncio su nombre completo sabiendo que no le gusta y noto una pequeña mueca en su cara, pero no obtengo la satisfacción que esperaba- ¿Qué se supone que es esto?- le digo tratando de controlar mi coraje, tratando de disimularlo en mi tono de voz, obteniendo como resultado un muy mediocre intento de controlar mis emociones.
-Esto, es exactamente lo que da la impresión de ser- su semblante no cambia y aunque antes podía leer sus expresiones con total maestría, ahora me encontraba completamente perdido, no estaba la arruga que se forma en su entrecejo cuando está desconcertada, la ligera curvatura de sus labios cuando está enfadada o el pequeño mohín en su nariz cuando está herida o triste… expresión en blanco…no había nada que me indicara si lo que estaba diciendo era por despecho, por coraje o… no sé… celos, pero eso era lo que yo esperaba, no la realidad. –¿Alguna otra pregunta?-
Antes de que pueda frenar a mi lengua las palabras salen precipitadamente de mi boca -¿Por qué?- sacudo la cabeza y me llevo las manos al cabello mesándolo, mientras cierro los ojos esperando que esto sea solo una pesadilla, un sueño… aunque se perfectamente que lo que soy… no duerme y mucho menos sueña.
-Edward, irrumpiste en MI habitación de la manera más grosera, hablare contigo… afuera, ahora necesito un minuto humano- alza la ceja y me mira desafiante, como se que tiene razón, salgo de la habitación y bajo las escaleras, miro concienzudamente la sala y me doy cuenta de que falta una pequeña mesita que estaba entre el pasillo y el sillón, una de cristal… el olor a desinfectante satura mi olfato y entonces la película de lo acontecido la noche anterior corre por mi cabeza, veo a bella corriendo por la sala, estrellándose contra la mesa de vidrio, su sangre en el suelo, ahí donde el olor del desinfectante es más persistente… un gruñido sube por mi garganta, escucho moverse a bella por el pasillo y la escucho entrar al baño, mientras un rastro de su olor me perfora la garganta, mi cuerpo quiere subir tras ella, mis tendones en espera, pero desechó la idea, porqué se que ya he sufrido mucho por un día, así que continuo mi camino y me esfuerzo por bloquear los pensamientos del perro ese… que desafortunadamente piensa demasiado alto, además de que tiene mucha imaginación… maldito fuere.
Estrujo mi cerebro intentando saber porque en lugar de alejarme tuve que irrumpir en su cuarto de aquella manera, cierro los ojos, rememorando las escenas… pero ahora soy yo el que disfruta de su cuerpo, de esa manera que nunca pude, por miedo a lastimarla, a ponerla en riesgo, saboreando la tierna piel de sus pechos… la dulce cadencia de sus movimientos, la melodía de sus suspiros, su aliento, sus gemidos…. El maldito perro tiene una capacidad de pensamiento increíble… maldito fuere…
El dulce aroma de Bella se funde con el de los pinos que nos rodean, respiro profundamente y me giro, se ha puesto unos jeans, una camisa holgada y su cabello mojado está sujeto en una cola de caballo, su shampoo despide un ligero aroma a fresas, inspiro profundamente, mientras imágenes de tiempo atrás aparecen en mi mente… aunque ahora mismo parecen siglos… ahora las imágenes de ella con el inundan mi mente… ahogando mis propios recuerdos, llenándome de amargura… de dolor….
-¿Porqué?- le pregunto de nuevo porque es la única pregunta que ronda en mi cabeza, la más importante de todas las que tengo ahora.
-¿Qué?- me pregunta mientras frunce el ceño y ladea la cabeza en ese gesto tan dulce que siempre me ha encantado.
-¿Porqué me haces esto?- le digo, mientras me tiro del cabello, y cierro los ojos.
-¿De verdad? No puedo creer que me estés preguntando esto Edward- acorto la distancia que nos separa y la tomo por los hombros, la zarandeo suavemente
-Claro que te lo estoy preguntando-
-Suéltame- me dice suavemente y es cuando me doy cuenta que de nuevo he pasado la raya, su cola de caballo está deshecha y su cabello enredado por lo que mi pequeño zarandeo no ha sido tan suave como pretendía, doy dos pasos atrás y la miro agacharse a recoger la goma elástica que ha caído al suelo, pero nunca aparta sus ojos de mí, como si me tuviera… miedo. –Que es lo que tu esperabas que hiciera?- me grita, escuchaba su corazón latir con violencia en su pecho, una violencia que me asustaba, nunca antes había estado tan alterada… Oh Edward la cagaste, me reprendo a mi mismo… la cagaste y bien bonito, escucho a el tipo ese, que nos mira por la ventana, está tentado de bajar, porque cree que le voy a hacer daño a Bella… estúpido… pero Bella le había hecho prometer que no bajara, a menos que ella gritara ¿Es que Bella realmente pensaba que yo podía lastimarla? – que esperabas eh- repite por tercera vez –mírame- la escucho, pero realmente no quiero hacerlo porque en su mirada no encuentro lo que espero… veo solo la frustración, el resentimiento y su dolor… que es sin duda lo que más me hiere… nunca pensé en herirla… jamás fue mi intención.
-Esperaba cualquier cosa Bella menos lo que vi- cierro mis manos en puños controlando mis emociones, no quiero hacerle más daño, ahora menos que nunca puedo dejarme llevar.
-No Edward… seguro que no- me escupe –Esperabas que me abalanzara en tus brazos, llorando de alegría porque en este tiempo solo he esperado ese día… que olvidara los últimos meses y como me abandonaste ¿Eso es lo que esperabas?- interiormente se que ese era uno de mis deseos, de esos que mantenía ocultos bajo la superficie, su tono de voz cambió de frío a monótono y tranquilo, era cierto que me marché y la dejé pero nunca fue por falta de amor… al contrario fue porque la amaba demasiado como para exponerla, a mi mundo, a mi naturaleza, a lo que soy.
No tenía planeado volver, iba a dejarla continuar con su vida, hasta que el rastro de Victoria me trajo de vuelta… Y aunque la idea de bella rehaciendo su vida a salvo, era la que me ayudaba a mantenerme firme en mi decisión, definitivamente no esperaba que tuviera un novio y menos aún estaba preparado para sobrellevarlo… menos aún si este “eso” ponía en riesgo su vida; traté de explicárselo pero ella me interrumpió, con un gesto de su mano.
-No me debes ninguna explicación Edward, es demasiado tarde… Y yo tampoco te debo explicaciones sobre mis amistades o lo que hago con ellos- su tono fue tajante y tuve que morderme la lengua para no soltar una maldición.
-Bella tu no puedes… juntarte con licántropos- su ceño se arrugó y sus ojos comenzaron a chispear suavemente, cerró sus manos en puños y un gesto de dolor cruzó su semblante, fue entonces que me fijé en su mano, las puntadas y la ligera gasa que la cubría… recordé la sangre, su sangre… como había tenido que controlarme más de lo normal cuando la vi ayer en el bosque y mi boca se inundó con ponzoña mientras mis incisivos comenzaban a doler en mi mandíbula, cerró sus ojos y cuando los abrió sus expresivos ojos fueron llenados del brillo de la rabia… -Son inestables, no pueden controlarse, podría lastimarte… incluso matarte sin darse cuenta- mil maldiciones fueron dirigidas a mi desde la habitación de Bella, pero las pasé a un segundo plano en mi mente, lo que el chucho pensaba de mi me tenía muy sin cuidado.
-Mírame- dice mientras extiende los brazos y gira lentamente –Estoy perfectamente bien-
-Bella no lo hagas… no seas ingenua…- se encoje de hombros –bella no seas estúpida-
-¡Basta!- me grita, mientras su rostro se colorea – ¡Me has llamado zorra, ingenua y estúpida antes de que sea hora del desayuno y ya me cansé! ¡ya terminé contigo! ¡tú no puedes decirme lo que puedo o no puedo hacer! hace casi un año que te fuiste de mi vida, sin dejarme decir nada, fue tu decisión y yo la respeté, ahora quiero que te marches y no vuelvas ¡quiero que continúes fuera de mi vida!- presionó su dedo índice sobre mi pecho, haciéndome ver que estaba realmente enfadada, se dio la vuelta sin dedicarme una mirada y entró en la casa con una calma y serenidad de la que yo mismo carecía, no azotó la puerta… simplemente la cerró con firmeza.
Comenten!!!

lunes, 19 de julio de 2010

i´m blue :(


Mis angeles!!! Dejenme compartirles una noticia muy triste... Mi periquito... Ron, se murió la semana pasada... el viernes... la verdad es que todos en casa estamos muy tristes... TE QUEREMOS RON!!! TE EXTRAÑAMOS MUCHO!!! por ese motivo y el de que mi compu esta enferma no había subido nada... espero lo comprendan... las quieroo
:( snif snif!! :(

*Capítulo 9: Bienvenida a casa

Todo me ha sucedido ultimamente; los tramites para la universidad han sido un problemaaa.... aggg!!! Y ahora mi compu esta enfermitaaa.... tiene bichos y esta en el doc... asi que tendré que escribir el capi de nuevo... Alex y Sophie una disculpa por la tardanzaaa.... una vez mas tiene mucha descripcion... suerte con la imaginación!!!
Me miré por enésima vez en el espejo de cuerpo entero... No había manera en que alguien me convenciera de salir con esto... el vestido era hermoso, de eso no cabía duda, de un azul profundo que combinaba con mis ojos, fabricado con una tela que parecía flotar a mi alrededor y escurrirse por mi cuerpo, marcando mis delicadas curvas, el corsé estaba cubierto por unas preciosas gemas, que rogaba porque no fueran zafiros, el vestido era hermoso, cualquier chica mataría por usar este vestido, excepto que la tela era tan delgada que el vestido practicamente era translucido y en la parte superior, la tela era tan fina.... ¡Que mis pezones eran claramente visibles!

Unas cadenas de oro, caían en mis hombros descubiertos, hasta poco mas arriba de mis codos, mi cabello estaba suelto y rizado sobre la espalda, y un leve tocado dorado y azul adornaba mi cabello.

-Luces hermosa- dijo Saskia a mi espalda (Osea Cloe)

Sacudí mi cabeza negado su tan confiada afirmación.

-No hay manera de que me convenzas de salir con esto...- dije mientras señalaba mi reflejo en el espejo.

-¿Por?- preguntó como si estuviera claramente extrañada por mi respuesta.

Señalé mi pecho, incrédula de que no pudiera mirar la razón. Aparentemente Saskia necesitaba lentes, puesto que no podía notarlo o me estaba tomando por tonta.

-Se me transparenta todo- le dije.

-Ahh- ¡¿Como si no lo hubiera notado nunca en su vida?! -Verás es normal, así es la ropa que usamos...ves- se señaló a si misma, se había puesto un vestido del mismo tono profundo, la diferencia consistía en el corsé que no estaba bordado con tantas gemas como el mío, solo unos ligeros zafiros bajo el pecho, en forma de un delicado lazo. Al igual que en mi vestido sus pezones eran visibles...

-De ninguna manera- dije de nuevo.

-Vamos nadie lo vera de mala manera, es una costumbre-

-agggg ni siquiera uso trajes de baño que no tengan copas, odio que se me transparente todo...- dije rindiendome a lo inevitable... -Pero si alguien me mira... juro que...-

Justo en ese momento Liza apareció en la escena, ella usaba un delicado y suave vestido color lavanda, su rizado cabello estaba sujeto en una coleta baja, la cual estaba segura no duraría nada, a Liza no le gustaba traer el cabello recojido.

-Pareces una princesa- me dijo mientras me sonreía y sus perfectos hoyuelos se asomaron en sus mejillas.

-Tu también cariño- le dije mientras la tomaba en brazos y la alzaba, el vestido era un poco largo para una niña de su edad, pero con su practica con el vestido de Aurora de Disney, me llevaba bastante practica en eso de caminar con un vestido que arrastraba unos buenos 5 cm por delante y 15 por detrás.

-¿Listas?- preguntó Saskia.

Acomodé a Liza sobre mi cadera para sostener un poco de su peso. -Andando-

***
El pasillo por el que caminabamos ahora era realmente ¿raro? ... Un tunel de unos 2 metros de alto y 1 metro de ancho se extendía hacia el frente, indefinidamente, a pesar de que no había luces, accesos, ventanas, antorchas, velas, ni ningun otro dispositivo que pudiera dar origen a la luz, el pasillo estaba claramente iluminado y si miraba hacia arriba, ramas se asomaban de la tierra y flores adornaban el techo... ¿Como era eso posible si aqui no había luz solar? ¿Y si a pesar de eso las flores sobrevivieran... como era posible que no hubiera ni rastro de humedad? Había tantas cosas extrañas en este lugar... Donde quiera que estuvieramos, el anillo estaba ahora atado con la cadena alrededor de mi cintura, puesto que la cadena alrededor de mi cuello era claramente visible y como Saskia me había enseñado, no era acostumbrado poner nada alrededor del cuello.

Tras caminar lo que yo pensaba era mas o menos unos 2 kilometros, llegamos a una curva, donde la luz se hizo mas tenue, y al doblar la siguiente curva, nos topamos con Solin (Tipo rudo) quien groceramente me miro de arriba a abajo, yo instintivamente cubrí mis pechos con la mano que tenía libre, puesto que con la otra traía a Liza de la mano.

Cloe sacudió la cabeza, mientras reía.

-¿Todo listo?- preguntó.

Bajé a Liza una vez que tipo rudo dejó de mirarme de una manera tan... obscena y me agaché para quedar a la altura de Liza.

-No hables con nadie linda- asintió y cerró su boca con el famoso candado invisible, mientras me entregaba la llave, la cual "guardé" cuidadosamente en los pliegues de mi vestido.-Listo- dije.

-Bien-

Solin abrió la puerta frente a nosotros, revelando unas escaleras realmente peligrosas para una niña de 9 años.

-Subete a mi espalda cariño, justo como cuando jugamos monos y agarrate fuerte- me agaché y Liza trepó a mi espalda, se sostuvo fuerte de mi cuello, y abrazó mi torso con sus piernitas.

Saskia subió primero, Solin claramente esperaba que subiera yo primero y el infierno se congelaría antes de que yo subiera primero... con este vestido tan holgado...

-Despues de ti- apretó los puños y subió la escalera.

-¿Cual es su problema?- me pregunté.

Una vez arriba, salimos por una especie de trampilla en un pequeño lugar parecido al armario de escobas que hay en mi escuela... Solin cerró la trampilla que se sello como si nunca hubiera sido abierta.

Abrio la puerta y tras cerciorarse de que nadie estuviera afuera, nos indicó que podíamos salir, a pesar de estar conciente de que no estaba haciendo nada malo... mi corazón no podía dejar de latir apresurado, realmente agetreado, pasamos varios pasillos completamente hermosos, pero debido a que estaba asustada realmente no podía apreciar la belleza del lugar.

Llegamos ante una imponente puerta de jade, con unos hermosos grabados, Saskia abrió la puerta mientras Solin se desvanecía como una sombra en la siguiente esquina... escalofriante...

Entramos al cuarto y mientras bajaba a Liza al suelo, admiré la habitación. Algo se estaba haciendo paso en mi mente, pero no sabía que era...

Una figura estaba parada en medio de la habitación...

-Menos mal que llegan- dijo con voz terriblemente conocida.

Las luces de la habitación se encendieron y mis codiciosos ojos vagaron por la hermosa habitación, las paredes eran de un profundo blanco, suaves brocados adornaban las esquinas de las paredes. Mis ojos se posaron sobre la figura en medio de la habitación, quien estaba vestida con el mismo vestido que traía Saskia, unos profundos ojos verdes me devolvían la mirada, por arriba de un suave velo que cubría el rostro de la mujer...

-Lo siento, fue mas astuta de lo que pensabamos- contestó Saskia, quien me sonrió suavemente y agradecí el cumplido, aunque no pasé por alto el hecho de que me tomaron por tonta.

Sujete fuertemente a Liza, que estaba apoyada en mi cadera y miraba atentamente a la mujer frente a nosotras.

-Sophia... ellas son Samantha y Elizabeth, son las hijas de Sarahi- tragué en grueso, mientras era minusiosamente inspeccionada por los profundos ojos Esmeralda.

La mujer paso su mirada de mi a Liza, se llevó las manos al velo y lo retiró delicadamente, para dejar al descubierto las perfectas e inconfundibles facciones de mi madre, mis ojos se desmesuraron y sujeté a Liza con fuerza, quien como había prometido permanecía callada. la mujer caminó hacia mí, casi deslizandose lentamente, hasta quedar de pie frente a mí, Saskia (cloe) caminó hasta quedar a un lado y extendió sus brazos hacia Liza, quien fue arrebatada de mi cuidado.

Sophia me miró de arriba a abajo y cuidadosamente me inspeccionó, mientras mis mejillas se coloreaban de lo que esperaba fuera un ligero tono carmín.

-Bienvenida a casa- me dijo con la cálida voz que se asemejaba tanto a la de mi madre, mientras que me envolvía en un abrazo... por primera vez en los últimos días me sentía a salvo.

-Gracias- dije, mientras mi corazón retomaba su cadencia normal.

Me tomó por los hombros, se alejó y me miró, mientras unos hoyuelos se formaban en sus mejillas y unas suaves arrugas se formaban en la comisura de sus ojos.

-Te pareces tanto a tu padre- sonreí suavemente.

-¿De verdad?- pregunté con absoluta curiosidad, no conocí a mi padre, pero sabía que había sido un buen hombre por la manera en que mamá hablaba de él.

-Claro- contestó sus ojos brillando suavemente -su mismo color de cabello, las facciones, tus ojos, me lo recuerdas mucho- sonreí ampliamente, siempre me había parecido que estaba fuera de lugar en mi familia, mi madre y mi hermana eran rubias platino de ojos azules, mientras que yo era morena de ojo verde... ahora sabía que mi parecido era con mi padre. -Te tengo un obsequio de bienvenida- caminó hacia un hermoso mueble tallado en alguna piedra, abrió el cajón y sacó un pequeño paquete-Espero lo encuentres de tu agrado- deposito el paquete en mis manos que no era mas grande que una hoja carta, pero si era grueso y pesado-

-gracias- besó mi frente delicadamente y me sonrió.

-De nada kanimu- la miré extrañada, mientras ella meneaba la cabeza. -Lo siento kanimu es una palabra de afecto, traducido podría ser dicho como cariño, de nada cariño- sonreí al sentirme tan reconfortada por una simple frase. -te veré mañana, hay mucho que aprender, Liza está en el cuarto de a lado, atravezando esa puerta- señaló una sencilla puerta color blanco que no había apreciado cuando entramos. -Espero encuentres dignos tus apocentos, puedes mirar cuanto quieras dentro de este cuarto, espero uses con sabiduría lo que te ha enseñado saskia- caminó hacia la puerta de jade por la que habíamos entrado, se giró de nuevo y me dijo - Por cierto... soy tu abuela- y desapareció por la puerta.

Solté un profundo suspiro, mientras lo que había sido mi vida hasta hoy cambiaba popr completo... que tacto... estas personas sueltan las cosas, esperando que lo asimile tan facil...

Ahora que estaba sola pude admirar la estancia, el suelo estaba cubierto por un mosaico de colores claros, lilas, grises y blancos, una pequeña sala estaba en medio de la recamara, en color azul aqua, los sillones eran enroscados en el respaldo, con un suave bordado de flores de liz en la orilla, la mesa de centro era de vidrio, dejé el pequeño paquete sobre la mesa, mientras exploraba el lugar, recorrí la pequeña estancia, hasta llegar a la delicada puerta blanca, que de nuevo estaba tallada en madera, con delicados trazos, la abrí cuidadosamente, para entrar en una habitación con paredes lilas, una pequeña cama estaba en el medio de la habitación, donde Liza dormía placidamente, ultimamente dormía mucho, entre sus brazos sujetaba a tamy, su osito de felpa... ¡Que hacía aqui su osito de felpa? miré en la habitación y encontré que sus juguetes favoritos estaban en una hermosa cómoda al otro lado de la habitación y agradecí por completo la idea, además de sentirme mas tranquila porque tendría algo que le era familiar, en un lugar que le era completamente extraño.

Salí de la habitación y regresé a la estancia, donde me senté y abrí el pequeño paquete, dentro un pequeño pero grueso libro me daba la bienvenida, empastado en tapas de cuero, lo abrí y en la primera hoja encontré una nota.

El libro es el mejor consejero, era de tu padre espero sea de tu agrado y te
ayude ahora, al igual que me ha ayudado a mi en algunas ocasiones.
Aunque la nota no estuviera firmada supe que la nota era de mi abuela... que raro era decir eso, nunca había tenido mas familia que mi madre, Liza, Eric y Martha, ahora tenía un padre, una abuela y una tía.

Abrí el libro al azar...

"Considera que a veces los sueños revelan mas de lo que uno quiciera saber
de si mismo"

La letra era estilizada, con suaves giros al termino de las letras, trazada suavemente... elegante, cuando quise leer mas... extrañamente las letras se disolvían en la pagina, cuando miraba directamente la frase, podía ver por el rabillo del ojo lo demás escrito, pero cuando intentaba leer, las letras se difuminaban y desaparecían en la hoja, fruncí el ceño, las cosas extrañas eran típicas de este lugar, le resté importancia, para evitar preocuparme, cerré el libro y lo aparté.
Tomé una pequeña caja y la abrí, un anillo que era una réplica perfecta de el que traía atado a la cintura estaba dentro, me lo puse en el dedo anular izquierdo admirando el detalle de la flor de liz en el centro de la pieza. Por último tomé el ultimo paquete, que era el mas pesado, le quité la delgada envoltura que lo cubría para encontrarme con un hermoso marco de madera, que tenía incrustadas hermosas piedras, que formaban una suave enredadera repleta de hojas y flores de todos los colores y tamaños, en la foto se veía a mi madre, más joven, quien tenía el cabello suelto sobre los hombros en unos suaves rizos, un suave vestido color verde envolvía su cuerpo, mientras una hermosa sonrisa adornaba su rostro, a su lado un hombre, de cabello obscuro y piel morena, en el que vi reflejadas mis facciones, naríz angulosa, pómulos marcados y unos centellantes ojos verdes... era guapo... era mi padre, fue entonces que me di cuenta que no me era del todo desconocido, lo había visto antes.... ¿En mis sueños?

Tomé el libro y lo abrí sin pensar, para caer en la misma frase:

"Considera que a veces los sueños revelan mas de lo que uno quiciera saber de si mismo"

¿Que significaba esto? me pregunté, mientras volvía la mirada al familiar rostro en la fotografía...

Comenten!!! jaja

miércoles, 14 de julio de 2010

¡¡ FELIZ CUMPLEAÑOS !! Magia en Letras

Hola angeles!!! El blog cumple un año e hice un video para agradecerles... esta super cortito... son 3:00 minutos, espero lo vean... subanle el volumen porque casi no me oigo!!! Espero que les guste es como siempre con todo el cariño del mundo...

video

Corrijo: 59 seguidores!!!

Como siempre espero sus comentarios hoy mas que siempre que cumplimos 1 año con estoo las adoro!!! Mañana todo normal espero les guste la nueva imagen!!!

Besos

Regi

domingo, 11 de julio de 2010

¡España Campeon!


Ya lo he dicho no hay que llevarle la contra al pulpo Paul!! A mis lectoras y amigas españolas felicidades!! Disfruten la fiesta que seguro a de estar increible!! TODO CON EXCESO y NADA CON MEDIDA!!! jaja las amooo!!

Capítulo 13: Fuego con Fuego

Hola Angeles!!! Les prometí un capi en fin de semana... pero lo modifique por completo porque un "Pajarito" por aqui quiere un poco de lemmon!! jaja me pareció buena idea... asi que aqui lo tienen!!! Las amoo




Bella POV

Un suave rayo de sol acariciaba mi mejilla, llenándola de calor; me removí un poco, suspiré preparándome mentalmente para levantarme y comenzar un nuevo día… abrí los ojos para encontrarme en la tenue obscuridad de mi habitación, estaba amaneciendo.

-Lo siento. ¿Te desperté?- preguntó la voz de Jake, era su pulgar lo que acariciaba mi mejilla, saudí la cabeza lentamente.

-¿Qué hora es?- pregunté, Charlie llegaba hoy a las 10:00 am.

-Las 7:30 cariño, aún es temprano, duerme, debes estar cansada-

-No tanto como debería- estiré mi cuerpo y la conciencia de este me llegó por completo, mi cabeza estaba recostada en el pecho de Jake, mientras que mi pierna estaba enlazada con las suyas, en una posición claramente agradable, pero comprometedora, intenté apartarme, mientras el bochorno subía a mis mejillas, pero Jake tomó mi muslo, reteniéndolo en su posición.

-Ey Ey ¿que estás haciendo?-

-Mmmm… te estoy aplastando- dije torpemente.

-No no lo estas- susurró en mi oído, mientras un ligero temblor bajaba por mi columna, de nuevo intenté quitar mi pierna, pero Jake no me dejó moverme ni un milímetro.

-Si lo estoy- contesté con la voz un poco entre cortada, suspiró pesadamente, y al siguiente segundo me giró y me puso sobre él, mi cuerpo estaba en completo contactó con el suyo y pude sentir su pecho debajo del mío, su respiración en mis labios, su aliento mezclándose con el mío, encontré su mirada y en ella solo vi… amor, respeto, necesidad y deseó, una intensa corriente eléctrica llenó mi cuerpo de calor y vida…

-Ahora si estás aplastándome- dijo mientras su mirada quemaba la mía –Y no podría importarme menos-

JACOB POV

Sentía su cuerpo contra el mío, sus suaves e incitantes curvas contra mi duro pecho, su cálida respiración, el suave y consistente golpeteo de su corazón, el rubor de sus mejillas y el brillo en sus ojos chocolate que me habían derretido desde el primer instante en que la había visto, esta era la imagen que estaba grabada a fuego en mi mente… acaricié suavemente su cintura, por sobre la tela… rememorando las escenas de nosotros juntos en la playa, abajo en el sillón de su casa hacía solo unas cuantas semanas… mientras me sentía temblar de anticipación, mis manos codiciosas se movieron por su cadera, mientras se metían bajo la tela de la suave blusa que traía, sus pechos presionados contra mi pecho y su pierna en mi ingle, haciéndome desearla tanto que me era doloroso.

Mi vista era mejor que la de ella, y ahora mismo no podía verse más hermosa, estaba radiante y estaba realmente orgulloso de ella… de mi Bella, se había defendido con uñas y dientes, era fuerte, era hermosa, la más hermosa mujer que había visto en mi vida, sonreí inevitablemente, no había nada que pudiera hacer al respecto, yo sabía que ella estaba preocupada e interiormente yo lo estaba también, el regreso del chupasangre me tenía inquieto, pero el hecho de que ella estuviera ahora aquí conmigo con ese dulce rubor en sus mejillas, ese brillo en sus ojos que ahora conocía, el brillo del deseo y el corazón acelerado me hacían sentir más seguro, una suave risa se deslizo por mis labios.

-¿De qué te ríes?- me preguntó, mientras ladeaba un poco la cabeza, haciéndola ver aún más hermosa, deslicé mis manos por su cabello y le quité la goma elástica del cabello que cayó suavemente sobre sus hombros…. Mi diosa… MIA

-Es solo que me siento el hombre más afortunado por tenerte y el más orgulloso- mis manos se deslizaron por su espalda, sobre la camiseta, regresaron a su cabello, que aparté de su cuello lentamente, bella respiró profundamente mientras cerraba momentáneamente sus ojos.

Aproveché el momento y giré con ella en la cama, hasta tenerla bajo mío. Besé suavemente la piel expuesta en su cuello mientras un suspiro se escapaba de sus labios, me coloqué cuidadosamente de manera que la piel de nuestros cuerpos estuviera en contacto, pero que ella no cargara con mi peso, la besé lentamente, mi lengua se encontró con la suya, que me recibió cálida y gustosamente, sus manos se deslizaban bajo la camisa de Charlie que ahora mismo me resultaba estorbosa, jugué con sus labios suavemente, mientras Bella decidía que la camisa estorbaba, pero ninguno teníamos la paciencia para desabrochar cada botón, por lo que fueron eliminados con un rápido tirón de su parte; sonreí interiormente ante su entusiasmo, mientras la besaba suavemente.

Tuve que romper el beso para quitarme la camisa y Bella hizo un sensual puchero, volví a colocarme sobre ella, metiendo mis piernas entre las suyas, enlazó sus piernas sobre mi cadera, atrayéndome más hacia ella; sus manos codiciosas acariciaron mi pecho, presionando mi pezón entre las yemas de sus dedos suavemente, un gemido subió por mi garganta saliendo de mis labios, sus manos siguieron su curso y subieron a mi cabello, de donde se agarró fuertemente y me llevó hasta su boca, su lengua encontró la mía con una pasión que rayaba un poco en la desesperación, pero no me importó.

Giré de nuevo hasta tenerla sobre de mí, deslicé mis manos lentamente bajo su blusa encontrando su suave vientre; la subí un poco e interrumpí el beso; ella se sacó la blusa y la arrojó por la habitación, sonreí ante su entusiasmo y de nuevo ataqué sus labios, mis manos subieron por los costados de su cuerpo hasta rozar levemente sus pechos, gimió suavemente y yo sonreí como un estúpido al saber que era capaz de provocar que tan gloriosa melodía saliera de su boca.

Sin pensarlo deslicé mis manos por debajo de su top de deporte, acariciando su duro pezón con las yemas de mis dedos, lo apreté suavemente y un “Jake” salió de los labios de Bella, sus manos se deslizaron por mi pecho, interponiéndose entre los dos, acarició suavemente la cremallera y un gruñido se escapó de mis labios, sonrió y fue mi turno de atacar, solté el top de los broches en su espalda, Bella se incorporó rápidamente, sujetando el top con los brazos, sentándose sobre sus talones, con muy poca distancia de mi entrepierna, mi erección ardiendo de necesidad… me miró y encontró mi mirada, vi la pasión oculta tras la duda y me pregunté sobre que vería en mis ojos… dudé unos instantes… tal vez esto era demasiado rápido, demasiado para ella, con todo lo que estaba sucediendo ahora, me golpee mentalmente al haber sido tan insensible con ella, mi corazón dejo de latir, mientras la duda asaltaba su rostro, se mordió el labio y finalmente dejó caer los brazos, la molesta prenda se deslizó por ellos… revelándome por primera vez sus hermosos pechos, me senté lentamente con ella mirándome sin verme, la besé suavemente en los labios y los noté algo temblorosos, esta era la vez que más lejos habíamos llegado, nada de caricias y besos, esto era más real…

Mi mente se nubló súbitamente, mientras mi codiciosa boca se posaba sobre uno de sus pezones saboreándolo… sabía tan endemoniadamente bien… ella dejó caer la cabeza hacia atrás, en una imagen tan sensual y erótica que no sé cómo me contuve de no ser brusco con ella, un gritó se escapó de sus labios, cuando mi mano se dirigió más al sur en nuestros cuerpos, encontré el elástico de sus pantalones y comencé a juguetear con él, mientras que mi boca y mano alternaban entre sus pechos, masajeándolos, succionando, lamiendo y besando cada centímetro de su cremosa y tersa piel; la recosté suavemente contra el colchón, torbellinos de sensaciones hacían estragos en mi mente, mientras continuaba masajeando suavemente su pecho, y con la otra mano acariciaba su vientre.

Apretaba mi ingle contra su cadera sus ojos estaban cerrados y su boca ligeramente abierta, haciéndola ver malditamente sexy… me forcé a mi mismo a cerrar los ojos y relajarme, quería memorizar cada segundo, cada sensación.. un movimiento de su parte provocó que su muslo acariciara mi ansiosa erección provocando que un jadeo escapara de la boca de Bella y de la mía, poniéndome la piel de gallina, su mano bajó ansiosa entre nuestros cuerpos y se metió ahora debajo de mis pantalones, acariciándome… ahora no sobre la tela, podía sentir su suave y tímido toque, en la tierna piel de mi sexo, lentamente, rugí de satisfacción, mientras me decidía a seguir adelante…

Mi mano dejó de juguetear con el elástico de los pants y avanzó, acariciando el vello de su entrepierna, lentamente llegué al centro de su cuerpo, era cálida, suave y estaba lista para recibirme… tan mojada y resbaladiza… la acaricié suavemente y Bella brincó con sorpresa, mis dedos jugueteaban en su centro, acariciando sus suaves pliegues, mientras su boca invadía ferozmente la mía… perdí la conciencia de mis movimientos mientras su mirada se enganchaba en la mía y sus gemidos se hacían más fuertes…acaricié su clítoris suavemente y ella se apartó mientras se mordía el labio… ¿Podía verse mas sexy? La respuesta era si, si podía, a pesar de todo, su mano rodeó mi erección, apretando suave, pero firmemente…

-Oh Jake- gimió en mis labios y fue entonces que entendí que no importaba lo que pasara… no olvidaría esto, la sensación de su cuerpo contra el mío, el escalofrío que invadía mi piel cuando me miraba así… la sensación de pertenencia cuando decía mi nombre… ella era mi todo, su piel quemaba la mía… éramos fuego con fuego.

-Bella- solté con un gruñido.- Te amo- confesé entre espasmos.

-Y yo a ti- me besó fieramente, mientras su mano se cernía aún más fuerte en mi miembro, sacudiendo mi mundo, la penetré con un dedo lentamente, saboreando la sensación y ella de nuevo dio un respingo…

-Jake- susurró despacio, mientras movía sensualmente las caderas sobre mi mano, esto era mas de lo que cualquier hombre enamorado podía soportar… era la mismísima gloria, la mujer que amaba con todas mis fuerzas me amaba con la misma intensidad y me estaba regalando el mejor obsequio… estaba compartiendo su cuerpo conmigo, libremente… abiertamente.

Un fuerte golpe se escuchó, no supe que fue, pero no le dí importancia, moví mi dedo en su interior, manteniendo el ritmo, mientras su rostro se transformaba en la mejor expresión del placer, respiré profundamente y un olor dulzón, frio inundó mis sentidos. ¡Maldito Fuere! giré de nuevo, llevándome el edredón conmigo para poner a cubierto a Bella, quien me miró extrañada.

-¡Bella!- un grito lleno de rabia se escuchó y entonces la puerta del cuarto se abrió de un portazo, el chupasangre estaba en la puerta, su rostro deformado por la furia, mientras la mano de Bella perdía la seguridad que mostraba hace unos segundos y la comprensión hacia mi reacción y la vergüenza por la escena que estaba ahora mismo ocurriendo inundaba sus ojos, encontró su mirada en la mía… estaba seguro que ella solo podía ver rabia en los míos, si en estos momentos odiaba aún más al chupasangre… lo odiaba con todas mis fuerzas.

Que creían!!!! jaja no no... todavía falta para el final del fic esto solo es una probaditaaa!!!

Buajajaaa!!! Saben que me gusta dejarlas en suspensee

Comenten!!!

Las quieroo

miércoles, 7 de julio de 2010

Capítulo 12: Incertidumbre


Fueron necesarias siete puntadas para cerrar la herida de mi mano; antes de eso volvimos a casa, necesitaba cambiarme y ponerle una camisa a Jake, imaginar la escena era muy bochornoso, una chica en pants, y en la parte superior solo un top de deporte, un chico sin camisa… este era un pueblo pequeño y las habaladurías corren rápido, no queríamos rumores que pudieran llegarle al Sheriff Charlie… complicaría lo que le diría para justificar mi mano y la mesa rota, que en realidad era una explicación relativamente fácil… yo era muy torpe…

Ya que fue imposible convencer a Jake de que se fuera a casa, volvimos a la mía y aunque no quisiera admitirlo frente a Jake por miedo a que siguiera culpándose a sí mismo por lo ocurrido o peor se enojara conmigo, la verdad es que no quería quedarme sola; realmente estaba asustada… tenía mucho miedo de los dos vampiros que podrían visitarme en casa por la noche… uno de ellos para matarme y el otro… para hablarme; uno podía matarme físicamente, con lo que terminaría todo… y el otro podía destruirme por dentro… hacerme desear cosas horribles y en definitiva esa era la posibilidad a la que más le temía.

Entrar a la casa… fue horrible, antes no quise fijarme pues sabía que no saldría de la casa hasta tenerla ordenada, por lo que cogí unas camisetas y me marché… pero ahora no había nada que ignorar… bien dicen que ver es volver a vivir, la mesa volcada y completamente rota, toda la sala era un completo desastre, rastros de sangre… que era difícil ignorar el hecho de que casi morí esta noche… Jake me ayudó a acomodar y limpiar el desastre, fue imposible convencerlo de que debía quedarse quieto, si quería que la pierna sellara de manera correcta.

Después de que la sala quedó ordenada tal cual está siempre, a excepción de la mesa… por la cual no había nada que hacer… Ayudé a Jake a subir las escaleras, no sabíamos que tan severa era la herida, puesto que Jake se negó a que le revisaran la pierna en el hospital, con la temperatura tan elevada como era acostumbrado en el… pues… no nos hubieran dejado marchar jamás. Aún con que los lobos sanan más rápidamente que una persona normal… yo insistía en que no apoyara la pierna más de lo necesario.

Con cada movimiento o pensamiento que tenía algo rechinaba en el fondo de mi mente… Edward. Edward. Edward… estaba presente ahí en el telón de mis pensamientos, en un cajón en el que lo había encerrado… hasta que pudiera estar sola y pensar con claridad, por ahora tendría que demostrarme entera, segura…

Llegamos a mi recamara y lo dejé en el umbral mientras corría a cerrar las cortinas en mi ventana… no quería mirones… uno en particular; me giré y lo vi adoptando la máscara de serenidad que era tan típica de Sam… y que me molestaba tanto.

-¿Bella?- preguntó Jake, mientras pasaba mi brazo por su cintura para ayudarlo a llegar a mi cama.

-mmm- respondí

-¿Quieres hablar de ello?- Me sorprendí; la facilidad con la que sabía lo que pensaba… la facilidad para decir lo correcto… pero aún mas me sorprendió la facilidad con la que lo dijo… la serenidad.

-No ahora- sacudí mi cabeza intentando sacudir mis pensamientos, alejándolos de aquella persona en la que no debía pensar ahora.

-Ok no lo mencionaré hasta que tu lo quieras, pero quiero que sepas que estaré aquí para ti si quieres hablar con alguien, al igual que si necesitas hablar con alguien mas no me entrometeré, se que esto suena muy cursi, pero quiero que sepas que estaré a tu lado pase lo que pase-

-Lo se Jake, gracias- besé su frente y lo dejé sentado en la cama, mientras iba al baño a cambiarme, me puse otros pants de deporte y una camiseta floja, cuidando el vendaje de mi mano, cogí unos pants de Charlie para que estuviera más cómodo y regresé a la habitación, Jake no se había movido desde que me había marchado…

-Toma- le dije mientras le tendía los pants –Estarás más cómodo-

-Gracias cariño… pero no será necesario- los puso a los pies de la cama y ahí los dejó.

-¿Porqué? No vas a quedarte-

-Claro, pero no puedo cambiarlos… no puedo doblar la pierna- me encogí de hombros, no sabía porque era tan complicado.

-Puedo ayudarte-

-No creo- dijo

-¿Por qué no? Jake no seas caprichoso… necesitas descansar- crucé los brazos en jarras, mirándolo como una madre mira a un niño caprichuda, levantó las manos en señal de protesta, mientras sonreía de manera extraña y sacudía la cabeza.

-Hey Bella no es eso… -titubeó un momento y me miró con un brillo muy especial instalado en sus orbes oscuras -es solo que recuerda que no uso mucha ropa… ya sabes… por comodidad- fruncí el seño, hasta que una fisura se abrió paso en mi mente… y mis mejillas fueron llenadas de un color carmín, dejándome como una bombilla de árbol de navidad cuando comprendí la idea.

-Oww… tu no… es decir, no usas… ok- Jake sonrió y los hoyuelos de sus mejillas relucieron, esa era la manera en la que sabía que su sonrisa era auténtica y en momentos como este eran en los que el verdadero Jake salía a resurgir, el Jacob con el que me divertía en el garaje, el Jacob que probablemente me enamoro desde un principio.

-Tranquila amor- rodeo mi cintura con sus manos y me remolcó con él hasta que estuve sentada sobre sus rodillas, el contacto de su cuerpo con el mío, relajó mis músculos, aligerando la tensión que sin darme cuenta se había instalado en mis hombros, mi espalda y mi cuello, suspiré de alivio, pero aún así mi mente no estaba al 100% en este momento…

-¿En que piensas?- dijo Jake mientras acariciaba mi cabello y mi cuello.

-En todo… en nada… ahora mismo pienso en lo afortunados que somos porque Charlie no estuviera en casa cuando Victoria vino- sentí sus músculos tensarse bajo mis manos – No sé qué hubiera pasado si él hubiera estado en casa… la simple idea me aterra- pasé mis brazos sobre sus hombros y coloqué mis rodillas a cada lado de su cuerpo, manteniendo mi peso en mis talones y no en el por miedo a lastimar su pierna.

Acaricié el cabello de su nuca con mis dedos, enredando mis manos en su cabello, mientras sus manos estaban quietas en mi cintura, simplemente acariciando por encima de la tela, sin ninguna pretensión extra que la de sentirnos cerca…

-Gracias Jake- le dije, mientras acariciaba el borde de su frente donde el cabello comienza a nacer en las sienes.

-¿Gracias por qué?-

-Por llegar, cuando lo hiciste, por estar conmigo ahora, por preguntar… por todo-

-No hay de que- acerqué mis labios a los suyos, rozándolos suavemente sin deshacer el contacto visual… sus manos se aferraron a mi cintura y yo sonreí suavemente, volví a acercar mis labios a los suyos y perfilé el contorno de su labio inferior con mi lengua, despacio, provocando que un jadeo escapara de su boca y solo entonces cerré mis ojos y lo besé… lentamente, su lengua danzando con la mía lentamente y con ternura, deshice el beso puesto que Jake estaba mal herido y me sentía mal abusando de la confianza de Charlie…

-¿Qué pasa?- preguntó Jake con el ceño ligeramente fruncido.

-Nada- le dije mientras alisaba sus arrugas con mis dedos –Es solo que Pepe Grillo está molestándome.- le sonreí un poco afligida y me aparté –Hora de dormir- le dí un suave beso en la mejilla y apagué la luz.

Jacob gruñó ligeramente pero obedeció y se acostó, apartó las sábanas y yo me metí en ellas rápidamente, me abrió los brazos y dudé unos instantes… esto era… un recuerdo de Edward y mío y… estúpidamente no estaba segura si quería remplazarlo con uno nuevo…

-Ven cariño-

Salí de la cama rápidamente y tendí la cama, me tendí sobre de ella, y me metí en los brazos de

Jake, mientras el suspiraba y me besaba suavemente la frente.

-¿Porqué no entras en las cobijas?-

-Porque eres un tostador andante…. Realmente no quiero cocinarme esta noche… eres manta suficiente- dije riendo suavemente.

-Tonta Bella- dijo con una risa.

-Espero lo digas en broma… porque no puedo verte para ver si estás siendo serio con la luz apagada- dije con tono serio mientras me apoyaba en mi codo.

-Claro que es broma cariño- acarició mi brazo causando que un escalofrío recorriera mi cuerpo.

-Eso espero o dormirás en la caseta del perro-

-Pero si tu no tienes perro-

-Y eso que… tengo un sillón abajo-

-Buenas noches Bella- me dijo en el oído mientras me abrazaba y recostaba mi cabeza sobre su pecho, acaricié sus brazos, trazando figuras ociosas, mientras miles de preguntas rondaban mi mente ¿Qué pasaría ahora? ¿Edward se marcharía al igual que antes? ¿Para que quería hablar conmigo? ¿Qué explicaciones querría darme?... ¿Cambiarían en algo mis sentimientos por Jake una vez que hablara con Edward? ¿Vendría el resto del clan Cullen a Forks? ¿Qué opinaría Charlie del regreso de Edward? ¿Qué diría el resto de la manada cuando todo esto pasara?... ¿Qué estaba esperando Victoria? ¿Cuándo volvería?... Estaba tan confundida, asustada de la incertidumbre, me sentía en algunos aspectos de mi vida como una hoja que está a la deriva de los placeres y caprichos del viento… sin saber cuál sería su destino y cuando sería arrojada al suelo… Un leve ronquido me sacó de mis cavilaciones, una risita salió de mis labios, mientras de los labios de Jake mi nombre era susurrado con una plegaria…

-Dulces sueños Jake- hacía tiempo que no decía eso a alguien que no fuera Charlie y en la oscuridad de mi habitación, en el silencio los firmes latidos del corazón de Jake y el apesadumbrado sonido de su respiración, me ayudaron a dormir...

eS UN poco mas corto de lo usual... pero no quise añadir nada mas, simplemente quería que se viera el apoyo de Jake hacia Bella... Un capi un poco intracendental si quieren pero lo considero necesario!!! Las quiero COMENTEN

PD: Probablemente publique algun capi extra el fin de semana!! Esten atentas

martes, 6 de julio de 2010

Vengo del Cine... ECLIPSE

SPOILERS de la película no lean si no la han visto... el contenido de esta entrada es en su mayoría quejas...

Hola Ángeles!!!

Déjeme decirles que vengo del cine... ooo sí... fui a ver ECLIPSE... con Luna Nueva y Crepúsculo, siempre fui la primera en ir corriendo para el cine... a verla en el estreno! Esta vez no pudo ser... por complicaciones personales y... si también por falta de entusiasmo...

Como todas ustedes saben o habrán notado por el fic que escribo... soy totalmente TEAM JACOB y bueno realmente la película no me entusiasmaba mucho por el hecho de que la TONTA de Isabella Swan elige a Edward Cullen sobre nuestro guapo, tierno, atento y tremendamente caliente Jake!!! O La idea no cabe ni cabrá nunca en mi mente! Maldita Bella Swan... tiene al hombre perfecto y lo deja correr... Pero eso es otro tema!

El caso es que la fui a ver hoy... por fin y dejenme decirles que quedé muy decepcionada... la verdad es que todo lo emocionante y divertido de la trama... a mi gusto fue eliminado sin la mas mínima consideración... la conversación de edward con jacob.... juro que por las miradas que se aventaban creí que se besarían!!! agggg.... las caminatas de Jake y Bella por la playa....otras fueron cortadas de manera brutal... pero bueno...

Para mi gusto los efectos son malos... me pareció que la batalla era la escena que mas esperábamos todos... la de mayor expectativas y bueno... me pareció como una carnicería de jarrones y cerámica volando por los aires... ¿a ustedes no? la mano... mas bien el muñón de Riley.. me pareció poético... ya saben la idea... de hacer a los vampiros de hielo... pero la verdad es que los efectos eran malos... MALOS!!!

En luna nueva ame a Dakota en la saga... en esta entrega.... me pareció sobre actuado... muy mal a mi gusto... de nuevo los lentes de contacto no han mejorado nada y se ven realmente horribles...Otra que se ve horrible es Rosalie!!! No pueden por favor pintarle esas cejas??!!! aggg realmente me molesta! ¿¿Donde esta la despampanante Rosalie Hale que nos presentó Stephanie Mayer en sus libros?? Porque creo que la perdimos! Nikkie Reed es una mujer realmente con encanto y hacerla ver mal... no me parece que se lo merezca...

Otro personaje mal logrado es Leah!!! Se supone que (citando a S.M) es una chica de una belleza exótica pero por dios... ella no será bonita ni hermosa ni aquí ni en chinaaa! Muy mal ese casting! La verdad es que la idea de Vannessa Hudgens en la saga Twilight no me era grata... pero estoy segura que ella era realmente apta para el papel...

Creo que el vestuario para las historias fue muy malo... la verdad no voy a explayarme mucho en ese punto... porque aggg me choca... Esperaba ver mas Jake sin camisa... sentí que sobraba en muchas escenas ¿NO creen?

Pero bueno no todo serán malos comentarios en esta entrada... algo que puedo decir que me gusto... fue Victoria... realmente creo que atinaron al cambiar a la actriz... (aunque su cabeza tirada no fue lo mejor) También adoré ver la química entre Jake y Seth... realmente lo que esperaba... incluso mejor... Ver a Tylor valió enteramente la penaa... SOLO POR EL!!!

En fin espero no esten tan decepcionadas como yo!!! :( dejenme sus comentarios!!!

finalizo diciendo lo siguiente Tylor Lautner... TE AMO!!

Una vez mas compruebo que soy TEAM JACOB BLACK!

Las quiero!! Mañana capítulo de Luna Llena auuu

jueves, 1 de julio de 2010

Capítulo 11: Desconocido

Hola mis Ángeles perdonenme el retraso... pero temblo acá en México... y los servidores de internet se cayeron! Pero aquí esta espero que lo disfruten!



Bella POV

-Bella- su dulce voz me susurraba al oído, con ansia… llena de apremio, mientras que yo repartía golpes a diestra y siniestra, con la misma intensidad de la voz en mi cabeza, con la fuerza de librarme de esta y regresar a casa entera…

Un ladrido feroz, que estaba segura en otras condiciones me hubieran puesto la piel de gallina, se escuchó a mis espaldas, demasiado cerca, pero en este momento en lugar de terror… fue solo alivio lo que me inundo; Jake… Jake había llegado… seguí luchando con todas mis fuerzas, aunque la presión sobre mis hombros no amainaba…

El rojizo lobo rodo por el bosque, envuelto en una lucha contra algo, más bien alguien… cuando el lobo fue golpeado fuertemente y lanzado contra el tronco de un árbol… un grito se ahogó en mi pecho, estaba asustada… Jake… la figura en el suelo se incorporó… y Victoria apareció , tan mortalmente hermosa como lo recordaba en mis pesadillas, me miraba con furia… una furia asesina, las manos en forma de garras, el cabello rojo sangre, enmarañado, salvajemente enredado, pero de alguna manera solo se veía mas hermosa y amenazante y los ojos color borgoña que a menudo me atormentaban… el lobo le gruñó y ella simplemente salió corriendo, no sin antes darme una sonrisa… una espeluznante y sínica… como diciendo… volveré.

Las piernas comenzaron a flaquearme, y fue entonces cuando me di cuenta de que unos brazos me sostenían, ese agarre de hierro no se había aflojado en mis hombros en ningún momento… era simplemente que mi atención se había desviado a mi preocupación hacia Jake… Alcé mi vista, para encontrarme con un aterrador Jake, en fase, que miraba amenazante a la figura que me sostenía… yo ridículamente había pensado que era Victoria la que me había cogido y mientras miraba a Jake, tuve que tragar en grueso para intentar bajar el nudo que se había formado en mi garganta.

El lobo dio unos pasos hacia el frente y gruñó, un gruñido gutural, intenso que recorrió mi columna vertebral, al siguiente momento, las manos me alzaron y me encontré a espaldas de mi captor… De contextura delgada pero fuerte, una espalda era lo único que quedaba a la vista, la cual estaba cubierta por una camisa algo arrugada, las manos de mi captor me sostenían sujeta detrás de su cuerpo impidiéndome hacer algún movimiento… como si con ello intentara… alejarme de Jake… Un gruñido salió del pecho de el desconocido y fue cuando comprendí… dos cosas… que lo que quería era alejarme de Jake… pero para… protegerme… y segundo que no era un desconocido…

Mi corazón dio un vuelco violento en mi pecho, mientras mi cabeza analizaba la posibilidad de que lo que yo acababa de deducir fuera posible… Inspiré fuertemente por la nariz y un aroma tan familiar como distante empañó mis sentidos, alcé la mirada tratando de comprobar lo inexplicable… Un cabello cobrizo y desordenado fue lo único que necesité para confirmar mis deducciones… la voz no era producto de mi cabeza… al menos no ahora… era real… Las consecuencias de lo que esto podía significar me abrumaron… haciendo que la cabeza se me nublara unos instantes… ¿Qué hacía el aquí? ¿Por qué había vuelto?... Los gruñidos me sacaron de mis ensoñaciones mientras me daba cuenta de la precaria situación en la que estábamos… Vampiros y Licántropos eran enemigos por naturaleza… ¿Que pasaría ahora? Aunque había visto a la manada en acción y estaba segura de que habían acabado con Laurent… seguía considerando a Jake no más frágil… pero si más vulnerable… no quería que se enfrentaran… no quería que ninguno de los dos resultara herido… no por mi culpa… Jake respiraba con dificultad y pude ver como tenía lastimada una pata trasera…

Los gruñidos se intensificaron y Jake avanzó otro paso, las manos que me mantenían atrapada y alejada de Jake me empujaron con suavidad, pero con fuerza para atrás y pude ver como se encorvaba para atacar… al igual que en el prado con James hacía lo que ahora me parecía otra vida… Reconocí la posición y anticipé el siguiente movimiento…

¡No!- grité, mientras me habría paso como podía hacia Jake, pero él me cogió de la mano y me lo impidió, forcejé tanto que me estaba haciendo daño… un quejido-gruñido salió de mis labios, mientras el aflojaba su agarre y yo pude escurrirme y llegar a Jake, que solo estaba a unos cuantos pasos y abrazarme con fuerza a su cuello…

-Bella- dijo la voz… su voz, por primera vez era real… después de tantos meses… un dolor lacerante, conocido luchaba por instalarse en mi pecho, pero lo ignoré… no lo miré… no quería… simplemente esperaba que esto fuera una mala jugada de mi mente… hundí mi cabeza en el pelaje del cuello de Jake… aferrándome a la realidad de la presión de su pulso en mi oído, a lo real de su respiración…. –bella- repitió la voz, en un tono de desconcierto y miedo en la voz, que me hizo recordar escenas anteriores… juntos… donde su preocupación por mi calentaba mi corazón y no lo destruía como lo estaba haciendo ahora…

Me concentré en Jake y lo miré buscando rastros de alguna herida, aunque lo único que pude ver, era la herida obvia de su pata trasera…

-¿Estás bien?- me miró confundido y como si pudiera leer sus pensamientos supe que estaría pensando algo como “¿Yo? Bells No seas tonta estoy perfectamente… La pregunta real aquí es ¿Estás tú bien? Todo esto es mi culpa no debí dejarte sola… bla bla bla”

-Estoy bien, nada de esto fue tu culpa… yo insistí en que iba a estar bien sola- acaricié su pelaje intentando calmarlo, le sobé las orejas y le di un suave golpe en la nariz, intentando restarle importancia a lo ocurrido y tranquilizarlo, para que pudiera salir de fase e irnos a casa, aún después de mis explicaciones y gestos… la respiración de Jake seguía alterada…

Oí los aullidos de la manada y antes de que pudiera decir nada, los gruñidos se hicieron presentes… levanté la mirada a donde provenían los gruñidos y distinguí a los que suponía eran Embry, Quil, Jared, Paul y Sam unos árboles mas haya… al único que reconocí fue a Sam, puesto que era el mas grande de los cinco.

-Chicos… estoy bien, pero Jake necesita ayuda para tranquilizarse- les dije con la voz saliendo algo temblorosa y atascada de mi garganta.

Jake miró hacia la manada y supe que estaban comunicándose entre ellos… gruño algo y me miró con aprensión, una vez más supe lo que estaba pensando sin necesidad de que lo expresara con palabras…

-Estaré bien… tranquilízate… sal de fase… iremos a casa… y veré como está tu pata… pierna- sacudí la cabeza, sonreí y lo empujé levemente –Ve… aquí te espero- No sin cierta renuencia caminó lentamente hacia el bosque, pero jamás me dio la espalda… mirándome a mí y a él atentamente mientras se alejaba, una vez que estuvo fuera de mi vista, aunque estaba segura que la manada me estaba vigilando… respiré profundo y me preparé para lo que seguía… irguiendo un fuerte muro a mi alrededor… dispuesta a enfrentarlo lo más entera posible que pudiera…

Giré lentamente… y entonces lo vi… y me di cuenta de lo imperfectos que eran mis recuerdos… Edward permanecía de pie, inmóvil como una estatua, mientras me taladraba con la mirada… sus ojos de el color del caramelo fundido… su piel pálida contrastaba con las normales pero más suaves ojeras de un leve purpura bajo sus ojos… su cabello rebelde y desordenado… una vez más estuve impactada por su belleza… nunca había visto a alguien con su porte y belleza… única…

Recordé sus palabras de hace ya… casi un año… y el dolor lacerante de mi pecho amenazó con ocuparlo todo y derrumbar lo que con tanto ímpetu había logrado construir durante los últimos seis meses con Jacob.

-Hola Bella- me dijo con su voz suave y aterciopelada, mientras una sonrisa se alzaba en las comisuras de sus labios, una sonrisa que a pesar de todo seguía consiguiendo que mis piernas flaquearan, una sonrisa que no le llegó a los ojos… recé porque mi voz sonara neutral cuando le contestara o al menos porque no dejara traslucir mis sentimientos…

-Hola Edward- Decir su nombre en voz alta…. Dolio, pero a pesar de ello me sorprendí a mi misma por lo natural de mi tono, como si no estuviera asombrada de verlo de nuevo… como si nunca nos hubiéramos conocido demasiado… como si no estuviera… destrozada por verlo de nuevo.

Sus brazos estaban tras su espalda de manera que no podía ver sus manos, que a menudo eran la única manera, aparte de la mirada, en la que podía averiguar cómo se sentía, ansioso, furioso… nervioso… incomodo… y puesto que me negaba a verlo por mucho tiempo a los ojos por miedo a caer en el efecto que su hipnotizante mirada tenía en mí, no tenía más remedio que conformarme con el tono de su voz y la cadencia en como decía las palabras.

La verdad era que… dolía internamente… me quemaba… durante un tiempo había pensado que tal vez Edward la estaba pasando tan mal como yo… que tal vez volvería por mi… diciendo que se había equivocado… o que me había mentido por una razón samaritana… pero a medida que las semanas pasaron la esperanza se fue marchitando… hasta que comprendí que Edward no iba a volver… por mi…

Pero el encontrarlo ahora… y tan… bien… la verdad es que… no se… que era lo que yo esperaba… pero ciertamente no esperaba… encontrarlo… tan… fresco, tan bien, tan… ajeno a la situación…

-Te ves bien- le dije, mientras le sostenía la mirada, controlando mi respiración… con el ritmo de mi corazón no podía hacer nada, pero esperara que lo adjudicara a la carrera y al breve encuentro con Victoria.

-A pesar de todo por lo que has pasado hoy… te ves bien Bella- dijo mientras me miraba y fue entonces cuando me di cuenta de el miserable aspecto que debía ofrecer, mi cabello desaliñado, unos horribles pantalones de deporte con los que dormía y el pequeño top de tirantes deportivo que utilizaba debajo de la camiseta para dormir… era bastante cómodo puesto que no tenía varillas, pero contaba con bastante menos ropa de la que me hubiera gustado usar… me cubrí con los brazos y un rubor abrazador cubrió mis mejillas… mientras notaba algo que no había visto al principio.. el ceño ligeramente fruncido y la mandíbula ligeramente trabada, aunque trataba de disimularlo con una posición despreocupada.

-Bella… yo- comenzó a decir, pero francamente había sido una noche muy larga –quiero explicarte…- alcé la mano impidiéndole continuar y fu entonces que comprendí lo que pensé sería la razón para su aparente tensión… aparte claro de el hecho de que unos licántropos nos vigilaban en la profundidad del bosque y yo sabía que su oído era lo suficiente bueno como para escuchar cada palabra de nuestra conversación y tuve el repentino impulso de disculparme pero lo contuve…

-Mira Edward- pronunciar su nombre dio una nueva punzada en mi pecho, pero la ignoré y continué –francamente he tenido una noche muy larga, no tienes porque darme explicaciones- esperaba que eso fuera suficiente para dar por terminada la conversación…

Antes de que pudiera replicar, mi nombre se escuchó y agradecí inmensamente poder darle la espalda a Edward… Jake apareció en el linde del bosque de el brazo de Sam, apoyando una parte de su peso en el, en cuanto me vio se deshizo de el y camino con urgencia a mi lado cojeando…

Me cubrió con sus brazos en un fuerte abrazo, mientras mi cuerpo se relajaba y el calor de su cuerpo inundaba cada una de mis células, permitiendo que mis músculos se relajaran…

-Bella- mis hombros se tensaron de nuevo cuando el sonido de su voz resbaló lentamente por mi columna. Giré y lo mire directo a la cara

-Adios Edward- dije, intrentando que mi mirada dijera lo mismo... aunque una parte de mi no quería que se fuera, la otra rogaba porque desapareciera de mi vida de nuevo…

-No bella… es un hasta luego- dijo mientras se internaba en el bosque… un gruñido se escuchó en la garganta de Jake, mientras la piel se me ponía de gallina solo por pensar lo que se me venía encima…

Escuché a Jake tomar aliento repetidas veces, intentando calmarse -Estas bien cariño- me preguntó mientras acunaba mi rostro en sus manos y besaba mi frente, mis mejillas, mis labios una y otra vez, hasta que su mirada cayó en mi mano, que estaba torpemente vendada con una bufanda.

-¿Necesitas puntadas?-

-Probablemente… ¿tú necesitas un yeso?- le pregunte mientras miraba su pierna, se hechó a reir.

-No cariño… para mañana estaré como nuevo- alzó sus cejas en un gesto prepotente, hubiera sido gracioso en otras circunstancias pero ahora mismo me sentía a la deriva… tan confundida… ver a Edward había sido más duro de lo que pensaba… Estaba tan confundida… ¿Qué iba a hacer ahora?

-¿Cariño estas bien?- preguntó Jake, mientras me miraba y vi toda la angustia y furia en sus ojos –Lamento no haber podido llegar antes-

-No me dejes caer Jake… no de nuevo- una lágrima se descendía por mi mejilla, una que no pude contener… y el la limpió con su pulgar.

-No lo haré, te sostendré fuerte… lo juro, siempre Bella… me oyes, pase lo que pase te sostendré- me acunó en sus brazos, donde escuché el latir de su corazón… mi corazón.

Comenten!!! Las quiere.... Regi!