Nueva Encuesta

Chicas! Ya quedó esto, bueno la opción ganadora fue... Cronicas Vampíricas, soooo ahora vamos con otro detalle porque me he fijado en variiias cosas, dejarçe la encuesta hasta fin de año, como varias votaron por Eternial, veré que sea un proyecto a futuro no se preocupen porque me gusta consentirlas. Voten en la nueva encuesta====> las quieroo

miércoles, 24 de febrero de 2010

Capítulo 6: Tiempo

Mis angles... perdon por la ausencia... ahora si no tengo escusa... pero ya vine... asi que les dejo este capítulo qe saben que va con todo mi cariño... las quierooo...



Los días fueron dando paso a las semanas y luego los meses llegaron, al principio recuerdo el temor que embargaba mi pecho, el temor a que Gene desapareciera de un momento a otro, así como había aparecido, tan de repente; Leo y yo la cuidábamos celosamente, no la dejábamos sola nunca, hasta que Caro nos reprimió por acosarla tanto, cosa que consideré irónica dada la manera en la que ella se comportaba cuando volvió Leo, pero me guarde esos comentarios para mí mismo.


Es cierto que al principio me sentí desolado, aterrado porque Gene no me reconociera, con envidia de ver a Caro y Leo tan felices… ¿Por qué a mí se me negaba la felicidad? Después descubrí lo egoístas que eran mis sentimientos, Gene estaba de vuelta, fuera por poco o mucho tiempo, pero era real, en mis vueltas al pasado, solo podía verla, mas no sentirla… ahora podía.
Aunque no me reconociera, confiaba en mí, me sonreía y después noté que me miraba de reojo en muchas ocasiones, platicaba conmigo y yo le enseñaba a usar aparatos y palabras desconocidas para ella en la manera correcta.

Era divertida y curiosa, pasó dos días enteros averiguando los misterios de la caja de metal, llena de personas, mejor conocida como televisión… después de entenderla por completo por sus propios medios, nos mostró con gran entusiasmo sus descubrimientos, era como una niña pequeña y nosotros unos padres orgullosos.

Caro y Gene se hicieron grandes amigas, nos habíamos mudado de regreso a casa, instalado la sala blanca y Caro vivía mas con nosotros que en su apartamento, pero Karla no tardó en sumarse a la comitiva, se reían juntas y cuchicheaban por los pasillos…

Leo no podía ser más feliz y yo tampoco. Bueno podría… pero tenía la resolución se dejarlo correr…. Porque el que me recordara, implicaba traerle a la mente los dolorosos recuerdos de la muerte de sus padres… pero también la suya; no estaba dispuesto a que ella recordara tanto dolor, solo por mi egoísta felicidad.

Habíamos comprobado que no recordaba nada de su estancia en Francia con mi familia… por lo que ella no me recordaba, ni tampoco a mi hermana… lo que agradecí enormemente.

Poco a poco fue saliendo de casa, sin nosotros sus escoltas permanentes, para salir con Caro y Karla, o incluso todos juntos, aunque se negaba a vestir prendas por arriba de la rodilla, pero la primera vez que usó pantalones de mezclilla, casi me voy de espaldas… sus piernas, deliciosamente torneadas, quedaban a la vista, su esbelta figura, sus curvas, todo perfectamente cubierto, pero exquisitamente visto. Aunque no le gustaban mucho… pero el problema fue solucionado por Caro, quien le compró lindos y modernos vestidos, faldas, zapatos, pantalones de vestir y sandalias, a las que Gene se hizo adicta inmediatamente, cosa que me alegró, le acondicionamos una de las muchas habitaciones en la casa, y ella era sumamente feliz y nosotros también….

Para el cumpleaños de Karla, le organizamos una fiesta privada en el hotel plaza. La lista de invitados era enorme, desde los amigos de la infancia hasta los de la universidad de Karla y Carolina ya que muchos coincidían.

Un gran inconveniente era que yo no había cambiado en absolutamente nada los últimos 7 años, pero aparentemente los padres de Carolina y Karla, o no me recordaban muy bien o decidieron mejor no preguntar, hasta el momento quiero pensar que no me recuerdan muy bien, o que recuerdan que era un poco más chico que sus hijas….

El día de la fiesta, decidieron salir temprano de la casa para ir al salón y obviamente secuestraron a Gene durante todo el día, así que no las veríamos hasta la fiesta, en una suite del hotel que habíamos alquilado para cualquier inconveniente que pudiese suscitarse durante la fiesta.

La fiesta era semi- formal… vaya dios a saber qué tipo de vestimenta se lleva a esas fiestas, así que después de un fuerte debate interno por los pantalones, terminé yendo como me visto normalmente y una chaqueta de cuero con corte cruzado.

Leo optó por el mismo arreglo y partimos hacia el hotel…

-Típico de mujeres que llegan tarde…- dije con un disimulado fastidio.

-Créeme que valdrá la pena la espera- me dijo Leo con una sonrisa en los labios.

Pero aunque me lo dijera y a pesar de todos los años que tengo, mi paciencia se agota fácilmente… comencé a dar vueltas por la habitación.

Escuché un ligero Bip que indicaba la cerradura de la tarjeta inalámbrica, era identificada y el pomo de la puerta giró, por ella entró Karla, que traía por primera vez en su vida un hermoso vestido color negro, por convicción propia, demasiado corto para mi gusto y el cabello rizo suelto perfectamente acomodado sobre sus hombros, seguida por Carolina que traía un vestido color coral que le quedaba muy bien con su tono de piel, pero estaba ansioso por ver la figura que seguía, Gene… quien traía un hermoso vestido color turquesa, combinando perfectamente con sus ojos, ajustado del busto y suelto hacia abajo, pero no por ello ocultaba su hermosa silueta, su cabello estaba recogido en un chongo desordenado, unos pequeños pendientes y una cadena con su inicial.

Fue inevitable, como si fuera atraído por un imán, una fuerza invisible que me obligaba a acercarme a ella, pero antes de poder darme cuenta, estaba frente a ella, sus labios en mi barbilla, bastaba inclinarme un poco para poder besarla, un brillo en sus ojos, que miraban a los míos, pero muy pronto recordé que no estábamos solos, así que deposité un beso sobre su frente.

-Estas hermosa- pasé un dedo por su mejilla, al mismo tiempo que un dulce rubor las inundaba con su color.

-Gracias- susurró, antes de hacer alguna locura, giré sobre mis talones y dije:

-¿Bajamos?- los tres nos habían estado mirando atentamente, solo asintieron y fueron saliendo de la habitación rumbo a la fiesta.

****

Bajamos, los invitados ya habían llegado, ¿sería eso porque habíamos bajado unos buenos 45 minutos tarde? Las miradas de todos los hombres se derramaron sobre las tres hermosas mujeres que nos acompañaban, provocando que Leo le diera un beso a Carolina, un poco posesivo, pero Carolina respondió gustosa al gesto. Franco el “novio” de Karla corrió a abrazarla y darle un suave beso sobre los labios, pero fue seña suficiente… solo quedaba Gene… ¿y que podía hacer yo? Nada… así que simplemente la tomé de la mano, ella me sonrió y nos incorporamos a la fiesta….

Un rato después Karla y Carolina se llevaron a Gene para presentarla con sus amigos, por lo que me dirigí a la barra, pedí un escoses y dejé vagar mi mente hacia cosas sin sentido… hasta que un dato atrapó mi atención.

21 de Septiembre… cumpleaños de Karla, un pequeño dato en las servilletas del lugar (Quien manda hacer servilletas para una fiesta… digo yo), ¿Cuántos meses habían pasado desde la vuelta de Gene?

Conte mentalmente, dos veces para asegurarme, pero era verdad… siete meses…. Siete. ¿Cómo era posible que me hubiera olvidado de una fecha tan importante? ¿Sería posible que el momento que había temido desde su regreso… estuviera por llegar?

Comencé a buscarla entre los invitados, pero no conseguía localizarla, mi corazón se detuvo, unos instantes lo suficiente para creer en lo peor…

Espero les haya gustado... comenten porfiss... las quierooo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hola, tus historias son muy bellas, estoy esperando ansiosa el siguiente capitulo, !que le va a pasar a Bruno si la pierde otra vez!
publica pronto por favor.

An dijo...

reginaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! a ti te parece bonito? primero desacapreces y ahora nos dejas así? ESO NO SE HACE...oioioioioiii que intriga con bruno y gene, una cosa te voy a decir ¿cómo no te acuerdas de un buenorro tan buenorro? ais...
en fin, re, supongo que ya sabias que te iba a echar la bronca, es ya costumbre. me ha gustado mucho el capitulo y me alegro que estés de vuelta. muchos besitos

Scarlet dijo...

Bien tengo dos hipotisis
1-Tu quieres matar del susto a Bruno y a mi!!!
2-Tendras un muy bonitop fianal para que yo recupere el `pulso y obiamente Bruna y Gene se quedan juntos no?!! mejor no me respondas por que me estoy recuperando

Besos