Nueva Encuesta

Chicas! Ya quedó esto, bueno la opción ganadora fue... Cronicas Vampíricas, soooo ahora vamos con otro detalle porque me he fijado en variiias cosas, dejarçe la encuesta hasta fin de año, como varias votaron por Eternial, veré que sea un proyecto a futuro no se preocupen porque me gusta consentirlas. Voten en la nueva encuesta====> las quieroo

viernes, 23 de julio de 2010

Capítulo 13: Reclamaciones

Eiii chicas ya esta mi compu en casa... ya recupere el capítulo, asi que ya lo publiqué... espero les gusten y como siempre espero sus comentarios!!!

BELLA POV

¡Carajo! Y mil blasfemias pasaron por mi mente tan velozmente que me sorprendí por mi extenso conocimiento de maldiciones, lo cierto es que no las usaba a menudo; pero en una situación como esta eran precisas, todas las que mi vasto vocabulario había aprendido a través de los años… a una adolecente no le puede pasar esto…
Por un momento, parece que la escena la miro fuera de mi cuerpo; siendo una espectadora, mirándolo de fuera, ajena…
Edward está de pie en el umbral de mi habitación, sus facciones deformadas por la ira, sus hermosos ojos caramelo habían sido remplazados por unos ojos obsidiana, profundos, interrogantes… aterradores, su mandíbula trabada, mientras sus puños están fuertemente cerrados en sus costados.
Mientras que yo, estoy cubierta hasta el mentón por mi edredón, aunque debajo estoy desnuda de la cintura para arriba, Jacob encima de mi cubriéndome con su cuerpo, que al igual que yo está desnudo de la cintura para arriba (pero eso es normal en él, pero realmente no creo que importe), hacía unos segundos mi mente y mi cuerpo estaban desconectados de todos mis problemas, entregándome a un momento hermoso… que de verdad estaba disfrutando.
Pepe Grillo vuelve a mi mente, haciéndome consiente de la situación… yo y mi novio licantropo en mi cama haciendo el tonto, medio desnudos y mi exnovio vampiro en el umbral de la puerta, mi padre está por llegar… ¡hay dios! Y al ver los ojos de Edward… mi corazón da un vuelco, están llenos de indignación y de furia, pero debajo de todo eso, estoy segura de captar un destello de dolor, lo que me hace sentir realmente mal, empujo ligeramente a Jake, quien comprende el mensaje y se sienta en el colchón, apartándose de mi cuerpo, pero dejándome el edredón encima, inmediatamente comienzo a sentir el frio matutino en la piel y me coloco el edredón cubriéndome hasta la barbilla, mientras ruego que Jake no se levante de la cama… Un vampiro y un licántropo en la misma habitación… esto solo podía pasarme a mí… ya lo digo… un sinnúmero de situaciones peligrosas pueden pasarle a Isabella Swan.
Trago en grueso y miro a Edward con un peso muerto en la boca del estómago que ahora mismo está revuelto…
-Edward… yo… mmmm- dudo… ¿que voy a decirle?
-¡Tu!- me responde y me sorprendo por el tono de su voz, cargado de rabia, nunca me había hablado con ese tono – como puedes… - mi corazón deja de latir un segundo cuando me doy cuenta que lo herí sin querer; y aunque sé que no debe de importarme… lo hace, realmente me preocupo por él –eres una…. – alza los brazos como buscando la palabra correcta para describirme… mientras mis ojos se desmesuran, nunca pensé que pudiera hablarme así, me quedo paralizada unos segundos, tratando de procesar el hecho de que Edward me ha insultado, unos segundos que bastan para que una fisura se abra en mi pecho, una solitaria lágrima se derrama por la comisura de mi ojo derecho, la quito con la palma de la mano y recuerdo aquel día en el que me juré a mi misma que no volvería a llorar por el… en un segundo él me ha hecho romper esa promesa…
EDWARD POV
-¡Tu!- le gritó con toda la rabia que tengo dentro, esto me ha dolido mas de lo que cualquier cosa pudo haberlo hecho… escucharla, verla a través de los ojos del… perro ese… pero sobre todo comprobarlo con mis propios ojos… es un dolor que no sentí ni siquiera cuando sentí que la había perdido ayer en la noche a manos de Victoria. –Como puedes…- mis manos están cerradas en puños, mientras la ponzoña inunda mi boca como si hubieran abierto un grifo… -Eres una… una…- tenso la mandíbula para evitar decir más, pero sé que he cruzado la línea cuando veo que una solitaria lágrima se desliza por su mejilla, su mirada está llena de tristeza, dolor y vergüenza, se restriega la mejilla con la palma de la mano eliminando todo rastro de aquella gota… se incorpora rápidamente, deteniendo el edredón en su pecho; dejando sus delicados hombros al descubierto, su otra mano vuela a la mano de… el perro y es cuando me doy cuenta que está temblando, quiero alejar a Bella de él, los licántropos son peligrosos, pero no me muevo porque temo que si lo hago eso altere mas al… tipo ese.
-Calma- le dice bella suavemente recitándolo como una nana, sus pensamientos son una ráfaga de furia hacia mí, pero cuando mira a Bella, sus pensamientos se calman, trata de contenerse para no lastimarla, pero eso no me calma a mí… bella es tan frágil, que ese chucho puede hacerle daño sin pensarlo; bella es un imán para los problemas, prueba de ello… no quería mas pruebas para ello, yo lo sabía.
Bella toma la mano de el perro y entrelaza sus dedos con los de él, cierra los ojos los aprieta unos instantes y me mira de nuevo, pero al contrario que hace unos instantes, su mirada es fría y distante… sus ojos chocolate no me miran con asombro, ni una chispa de calidez en sus orbes obscuras… su mirada es calculadora.
-¿Qué se te ofrece Edward?- su calma me molesta, como si mi presencia fuera solo una molestia.
-Isabella- pronuncio su nombre completo sabiendo que no le gusta y noto una pequeña mueca en su cara, pero no obtengo la satisfacción que esperaba- ¿Qué se supone que es esto?- le digo tratando de controlar mi coraje, tratando de disimularlo en mi tono de voz, obteniendo como resultado un muy mediocre intento de controlar mis emociones.
-Esto, es exactamente lo que da la impresión de ser- su semblante no cambia y aunque antes podía leer sus expresiones con total maestría, ahora me encontraba completamente perdido, no estaba la arruga que se forma en su entrecejo cuando está desconcertada, la ligera curvatura de sus labios cuando está enfadada o el pequeño mohín en su nariz cuando está herida o triste… expresión en blanco…no había nada que me indicara si lo que estaba diciendo era por despecho, por coraje o… no sé… celos, pero eso era lo que yo esperaba, no la realidad. –¿Alguna otra pregunta?-
Antes de que pueda frenar a mi lengua las palabras salen precipitadamente de mi boca -¿Por qué?- sacudo la cabeza y me llevo las manos al cabello mesándolo, mientras cierro los ojos esperando que esto sea solo una pesadilla, un sueño… aunque se perfectamente que lo que soy… no duerme y mucho menos sueña.
-Edward, irrumpiste en MI habitación de la manera más grosera, hablare contigo… afuera, ahora necesito un minuto humano- alza la ceja y me mira desafiante, como se que tiene razón, salgo de la habitación y bajo las escaleras, miro concienzudamente la sala y me doy cuenta de que falta una pequeña mesita que estaba entre el pasillo y el sillón, una de cristal… el olor a desinfectante satura mi olfato y entonces la película de lo acontecido la noche anterior corre por mi cabeza, veo a bella corriendo por la sala, estrellándose contra la mesa de vidrio, su sangre en el suelo, ahí donde el olor del desinfectante es más persistente… un gruñido sube por mi garganta, escucho moverse a bella por el pasillo y la escucho entrar al baño, mientras un rastro de su olor me perfora la garganta, mi cuerpo quiere subir tras ella, mis tendones en espera, pero desechó la idea, porqué se que ya he sufrido mucho por un día, así que continuo mi camino y me esfuerzo por bloquear los pensamientos del perro ese… que desafortunadamente piensa demasiado alto, además de que tiene mucha imaginación… maldito fuere.
Estrujo mi cerebro intentando saber porque en lugar de alejarme tuve que irrumpir en su cuarto de aquella manera, cierro los ojos, rememorando las escenas… pero ahora soy yo el que disfruta de su cuerpo, de esa manera que nunca pude, por miedo a lastimarla, a ponerla en riesgo, saboreando la tierna piel de sus pechos… la dulce cadencia de sus movimientos, la melodía de sus suspiros, su aliento, sus gemidos…. El maldito perro tiene una capacidad de pensamiento increíble… maldito fuere…
El dulce aroma de Bella se funde con el de los pinos que nos rodean, respiro profundamente y me giro, se ha puesto unos jeans, una camisa holgada y su cabello mojado está sujeto en una cola de caballo, su shampoo despide un ligero aroma a fresas, inspiro profundamente, mientras imágenes de tiempo atrás aparecen en mi mente… aunque ahora mismo parecen siglos… ahora las imágenes de ella con el inundan mi mente… ahogando mis propios recuerdos, llenándome de amargura… de dolor….
-¿Porqué?- le pregunto de nuevo porque es la única pregunta que ronda en mi cabeza, la más importante de todas las que tengo ahora.
-¿Qué?- me pregunta mientras frunce el ceño y ladea la cabeza en ese gesto tan dulce que siempre me ha encantado.
-¿Porqué me haces esto?- le digo, mientras me tiro del cabello, y cierro los ojos.
-¿De verdad? No puedo creer que me estés preguntando esto Edward- acorto la distancia que nos separa y la tomo por los hombros, la zarandeo suavemente
-Claro que te lo estoy preguntando-
-Suéltame- me dice suavemente y es cuando me doy cuenta que de nuevo he pasado la raya, su cola de caballo está deshecha y su cabello enredado por lo que mi pequeño zarandeo no ha sido tan suave como pretendía, doy dos pasos atrás y la miro agacharse a recoger la goma elástica que ha caído al suelo, pero nunca aparta sus ojos de mí, como si me tuviera… miedo. –Que es lo que tu esperabas que hiciera?- me grita, escuchaba su corazón latir con violencia en su pecho, una violencia que me asustaba, nunca antes había estado tan alterada… Oh Edward la cagaste, me reprendo a mi mismo… la cagaste y bien bonito, escucho a el tipo ese, que nos mira por la ventana, está tentado de bajar, porque cree que le voy a hacer daño a Bella… estúpido… pero Bella le había hecho prometer que no bajara, a menos que ella gritara ¿Es que Bella realmente pensaba que yo podía lastimarla? – que esperabas eh- repite por tercera vez –mírame- la escucho, pero realmente no quiero hacerlo porque en su mirada no encuentro lo que espero… veo solo la frustración, el resentimiento y su dolor… que es sin duda lo que más me hiere… nunca pensé en herirla… jamás fue mi intención.
-Esperaba cualquier cosa Bella menos lo que vi- cierro mis manos en puños controlando mis emociones, no quiero hacerle más daño, ahora menos que nunca puedo dejarme llevar.
-No Edward… seguro que no- me escupe –Esperabas que me abalanzara en tus brazos, llorando de alegría porque en este tiempo solo he esperado ese día… que olvidara los últimos meses y como me abandonaste ¿Eso es lo que esperabas?- interiormente se que ese era uno de mis deseos, de esos que mantenía ocultos bajo la superficie, su tono de voz cambió de frío a monótono y tranquilo, era cierto que me marché y la dejé pero nunca fue por falta de amor… al contrario fue porque la amaba demasiado como para exponerla, a mi mundo, a mi naturaleza, a lo que soy.
No tenía planeado volver, iba a dejarla continuar con su vida, hasta que el rastro de Victoria me trajo de vuelta… Y aunque la idea de bella rehaciendo su vida a salvo, era la que me ayudaba a mantenerme firme en mi decisión, definitivamente no esperaba que tuviera un novio y menos aún estaba preparado para sobrellevarlo… menos aún si este “eso” ponía en riesgo su vida; traté de explicárselo pero ella me interrumpió, con un gesto de su mano.
-No me debes ninguna explicación Edward, es demasiado tarde… Y yo tampoco te debo explicaciones sobre mis amistades o lo que hago con ellos- su tono fue tajante y tuve que morderme la lengua para no soltar una maldición.
-Bella tu no puedes… juntarte con licántropos- su ceño se arrugó y sus ojos comenzaron a chispear suavemente, cerró sus manos en puños y un gesto de dolor cruzó su semblante, fue entonces que me fijé en su mano, las puntadas y la ligera gasa que la cubría… recordé la sangre, su sangre… como había tenido que controlarme más de lo normal cuando la vi ayer en el bosque y mi boca se inundó con ponzoña mientras mis incisivos comenzaban a doler en mi mandíbula, cerró sus ojos y cuando los abrió sus expresivos ojos fueron llenados del brillo de la rabia… -Son inestables, no pueden controlarse, podría lastimarte… incluso matarte sin darse cuenta- mil maldiciones fueron dirigidas a mi desde la habitación de Bella, pero las pasé a un segundo plano en mi mente, lo que el chucho pensaba de mi me tenía muy sin cuidado.
-Mírame- dice mientras extiende los brazos y gira lentamente –Estoy perfectamente bien-
-Bella no lo hagas… no seas ingenua…- se encoje de hombros –bella no seas estúpida-
-¡Basta!- me grita, mientras su rostro se colorea – ¡Me has llamado zorra, ingenua y estúpida antes de que sea hora del desayuno y ya me cansé! ¡ya terminé contigo! ¡tú no puedes decirme lo que puedo o no puedo hacer! hace casi un año que te fuiste de mi vida, sin dejarme decir nada, fue tu decisión y yo la respeté, ahora quiero que te marches y no vuelvas ¡quiero que continúes fuera de mi vida!- presionó su dedo índice sobre mi pecho, haciéndome ver que estaba realmente enfadada, se dio la vuelta sin dedicarme una mirada y entró en la casa con una calma y serenidad de la que yo mismo carecía, no azotó la puerta… simplemente la cerró con firmeza.
Comenten!!!

5 comentarios:

tatis-twiling dijo...

ohh por dios me encanto, ED si que la embarra a cada rato... me fascino eres genial

Lau dijo...

lo maximoooo! otro otroooo plz soon!

Gabrielaa! :) dijo...

Genial! Estuvo buenisimoo! Y Bella! Estuvo maravillosa. Edward necesitaba qe le pongan los limites!!!
Sencillamente lo AME! :)

Gracias por el capi! :)

Rumicita dijo...

wow!!!!! sin palabras me gusto mucho!!! estaba sufriendo porq corra a los brazos de edward...

LAP dijo...

Regina ..no sabes como te extrañe a ti y a este capitulo !!!!!

Mira,se que mi critica pasada no fue nada buena..me explico:Tú solo querias demostrarme en tu historia lo tonto y cobarde que fue Edward al dejar a Bella,y ahora en este capitulo narras como tuvo que haber reacsionado Bella ..Asi que te pido perdon por lo desubicada que fui,osea no es culpa de Bella que Edward sea un maldito miron sino que aqui el unico desubicado y bueno (el que esta de sobra)es Edward !!

Este capitulo me encanto ..Las palabras de Bella hacia Edward fueron muy maduras como en Eclise ..osea ya no es esa Bella que se deja llevar por sus sentimientos y los valores sino una mujer de verdad,me gusto mucho como supiste narrar cada punto de vista !!!Regina eres una genia..sabes realmente sigo molesta ..pero es porque Edward estuvo espiando en la intimidad de Bella y Jake,realmente me cayo mal ..jajajj peero bueno lo que pasa es q no me va eso de espiar y eso ..asi soy yo ,pero con respecto a la historia ...DIOS cada capitulo es una nueva sensacion.En este es mas fuerte,decisivo,apasionado ..demasiado maduro :)..
Es increiblee !!
Regina eres una genia en lo que ases ..besos y siempre que pueda pasare para comentar tus capitulos que son lo mejor que pude haber leido !!Besos y t cuidas ..

LAP