Nueva Encuesta

Chicas! Ya quedó esto, bueno la opción ganadora fue... Cronicas Vampíricas, soooo ahora vamos con otro detalle porque me he fijado en variiias cosas, dejarçe la encuesta hasta fin de año, como varias votaron por Eternial, veré que sea un proyecto a futuro no se preocupen porque me gusta consentirlas. Voten en la nueva encuesta====> las quieroo

sábado, 4 de septiembre de 2010

*Capítulo 10: Más mentiras

Angeles!!! Asi como puede sonar de ridículo... pues así es... Me robaron los cables de la luz... podeís creerlo?? Yo no podía y saben que todo fue un lío para que nos los pudieran colocar de nuevo y así como es la junta de electricistas acaban de arreglarme el absurdo problema... mis disculpas por la impuntualidad, estuvo fuera de mis manos... pero ahora sii, como siempre en esta historia... hay mucha descripción asi que como os digo siempre ¡Suerte con la imaginación!


"Considera que a veces los sueños revelan mas de lo que uno quiciera saber de si mismo" la frase resonó en mi cabeza toda la noche, hasta que el sueño reclamó mi atención y esta vez cuando desperté por la mañana lo recordé, aunque no del todo, usualmente solo las pesadillas son las que recuerdo cuando despierto o al cabo de un rato los recuerdos de lo soñado se desvanecen, dejando en ocasiones pequeños fragmentos aún frescos en mi mente, pero no del todo coherentes, esta vez había sido un poco diferente y un poco igual, diferente porque ahora sabía a quien pertenecían ese par de ojos verdes que siempre veía en sueños, ese par de hermosos ojos tan parecidos a los míos que me vigilaban constantemente... eran de mi padre y el conocimiento de que los recordaba al menos en el subconsciente, me alegraban y de alguna manera esperaba que los recuerdos que tenía sobre el volvieran con el tiempo.
Me giré y miré la fotografía sobre la mesita de noche, había admirado la fotografía, tratando sin mucho exito de imaginarme el sonido de su voz, la cadencia de las palabras y la manera en la que se movía y hablaba, pero a final de cuentas, eso era... imaginación.
De pequeñas, nunca nos faltó nada, pero a final de cuentas mi madre era eso, madre, no padre y aunque nunca se lo he dicho, si me hizo falta en algunas ocasiones una figura paterna, nunca me acostumbré a ir a los festivales del dia del padre y mirar como todas mis amigas tenían un padre al que festejar; pero a pesar de ello mi madre hizo lo mejor que pudo y lo hizo excelente...
Levanté los brazos por encima de la cabeza, estirando mis musculos de la espalda, mientras me preguntaba por mi madre, ¿Donde estaría? ¿como estaría? ¿Alguna vez la volvería a ver? parpadeé rapidamente cuando noté que mi vista se nublaba paulatinamente, con lo que una lagrima se desbordó por la comisura de mi mejilla, pero respiré profundo y la limpié rapidamente, no podía seguir con esa linea de pensamiento o jamás dejaría de llorar, me levanté de la comoda cama, para ir a ver a Liza, quien al igual que hacía muchas horas seguía placidamente acurrucada. Sonreí y volví a mi habitación, donde encontré el hermoso baño, una enorme ¿Alberca? era mas correcto llamarla de esa manera, me recordaba las enormes tinas que salen en Harry Potter 4... esta es mas o menos del estilo, solo menos gótica y como me había podido dar cuenta en este lugar adoraban el color blanco, asi que sí, el baño seguía la misma linea... blanco.
Me sumergí en el agua, mientras rodaba el anillo de mi madre entre mis dedos, preguntándome que misterios encerraría para que todo esto hubiera pasado... una vez mis dedos fueron lo suficiente arrugados y el agua comenzó a enfriarze, me envolví en una especie de bata felpuda y caminé por la habitación buscando el armario; unas puertas doradas estaban al final del corredor, ajá... ahi estaba...
¡virgen santísima! el sueño de cualquier adolecente, hermosos vestidos colgados en miles de ganchos forrados, en el centro un sillón dispuesto como para sentarse a admirar los vestidos, suena ridículo pero mis rodillas comenzaron a temblar, caminé hasta sentarme en el sillón mientras admiraba el guardarropa, todos los colores estaban presentes, desde el blanco hasta el negro, solo había un par de vestidos cafés, puesto que el café es el color de la tierra, es un color espiritual y solo era usado en ocaciones tremendamente especiales; al igual que el blanco, miré entre las perchas y encontré un hermoso vestido amarillo pálido, sin mucha pedrería, de nuevo sin copas... aggg eso es algo a lo que nunca me acostumbraría, revisé entre los cajones y encontré que al menos aquí si se usaba la ropa interior, al menos de la parte inferior, muy parecida a la que yo usaba, enconté que tenía de todos los colores y de la misma tela sedosa de los vestidos, así que supuse que todo iba combinado.
Me vestí rapidamente y me alegró ver que el vestido no estaba para nada arrugado y que una vez más la tela se escurría por mi cuerpo; dejé mi cabello suelto sobre los hombros y me puse unas delicadas sandalias que se enlazaban por toda la pantorrilla en el mismo amarillo pálido del vestido, no sabía si me estaba permitido salir de la habitación, pero quería estar presentable por su era requerida mi prescencia en algún lado...
Recorrí la habitación una vez más, deteniendome en detalles que antes no había apreciado, por ejemplo la combinación de colores, azul y dorado y por supuesto el blanco, que no se dejaba extrañar en ningun lado, encontré también una hermosa puerta tallada en lo que pensé era Jade, pero por mas que intenté, no pude abrirla; al otro lado de la estancia, había una pequeña biblioteca, con hermosos libros encuadernados en cuero, pero con una escritura que no podía desifrar, ni siquiera estaba segura del lenguaje en el que estaban escritos, algunos caracteres parecían griegos, pero no seguían la misma línea, por lo que decidí dejarlo, no me iban a llevar a ningún lado; un enorme ventanal estaba ahi en la biblioteca y después de varios intentos logré abrir esta puerta, la vista del enorme jardín era espectacular, cascadas naturales podían ser escuchadas aunque mi vista no era lo suficiente buena como para localizarla.
Regresé a la habitación y literalmente estaba a punto de comenzar a picarme los ojos cuando unos nudillos tocaron a la puerta, no muy segura de que hacer, pero si segura de que era alguien que sabía de mi presencia, solté un suave.
-Adelante- la puerta se abrió con sigilo y una muchacha no mayor que yó entró en la habitación llevando una bandeja en las manos, un vestido en color gris noche era lo que llevaba puesto, de manga corta, mas no de tirantes, yo no tenía ninguno como aquel. Suavemente dejó la bandeja en la mesilla del centro y salió sin dejarme decir ni una palabra y sin mirarme siquiera.
Estaba a punto de sentarme cuando tocaron de nuevo.
-Adelante- volví a repetir.
La puerta se abrió de nuevo y entró Saskia y mi abuela Sophia, cada una con un hermoso vestido, El de Saskia hoy era morado con piedras azules y el de mi abuela verde con verde.
Me levanté de mi asiento, mas por reflejo que por cortesía, aunque estas personas eran supuestamente mi familia, aún no confiaba en ellas.
-Gracias querida pero no es necesario que te pongas de pie- dijo Sophia; tomé asiento y ellas hicieron una pequeña reverencia ¿o fue mi imaginacion?
-Porfavor sientense- dije cuando los modales que me había enseñado mi madre volvieron para reclamarme.
-No es necesario, venimos por tí- arqueé una ceja, no pensaba ir a ningun lado sin una explicación. -Tienes que presentarte ante el concejo y algunas otras personas, Saskia se quedará con Elizabeth- asentí levemente y me levanté. -¿No vas a comer?- `preguntó.
-Se me ha ido el apetito, además dicen, al mal paso darle prisa ¿No?- alizé mi falda, mas por nervios que por ser necesario. Miré a Saskia y le dije mas como una orden que como una petición -Cuidaras de ella y cuando regrese quiero verla sana y salva- asintió y no dijo nada, lo cual agradecí.
-Vamos- dijo Sophie, y aunque el apremio en su voz era suficiente para hacer que mis pies se aceleraran, caminé sin prisas al cuarto de Liza, para darle un beso antes de irme y regresar.
-Andando- dije.
Sophia se colocó un suave velo por encima de la cabeza y salió de la habitación; la seguí, mi intención era ir tras de ella, por lo que fue una sorpresa que tomara mi brazo y lo enlazara con el suyo, caminamos por hermosos pasillos de marmol blanco, por donde caminaban y hacian sus tareas muchachas y muchachos como la de la mañana, todos inmutables y en perfecto silencio, todos con el mismo atuendo, hombres y mujeres por igual.
Llegamos a una exquista puerta de madera tallada y entramos sin llamar a la puerta, la habitación era de bovedas altas, una sala se encontraba bellamente dispuesta en el centro, a mi derecha una biblioteca mas grande que la mía, a mi izquierda un hermoso escritorio tallado en madera obscura y al centro de la habitación un hermoso ventanal que daba vista a los mismos jardines que el mío, en el centro de la habitación un hombre estaba parado.
-Samantha, te presento a Alexander- el chico se giró y quede estupefacta ante la vista del mas apuesto joven, de faccciones angulosas y cabello obscuro ondulado, con unos imponentes ojos de un color que no pude decifrar, unos ojos que había visto antes... ¿tal vez no?
-Su majestad- contestó mientras se inclinaba levemente. -Es un placer conocerla-
¿Que era lo que había dicho?
Incliné suavemente la cabeza, recuperandome de mi asombro, cosa que al parecer estuvo bien, puesto que Sophia me regaló una sonrisa. No hablé, mis cuerdas vocales habían sido clausuradas, además que se suponía que debía decir...
-¿No ha llegado aún?- preguntó mi abuela, antes de que el dichoso hombre pudiese contestar unos nudillos sonaron en la puerta, que fue suavemente abierta, no me giré, aún estaba congelada en el lugar ¿Su majestad? de verdad... ¡Oh que estupidez!
-Lamento la tardanza- dijo una suave y melodiosa voz, una que conocía a la perfección y por la cadencia de las palabras denotaba nerviosismo, había escuchado ese ligero temblor en la r por muchos años y ahora sí sentí mis ojos desmesurarse... más mentiras, mi vida entera era una mentira.
Mi abuela me giró para enfrentarme con una de las pocas personas a las que consideraba alguien en que confiar, una vez mas mi vida estaba dando un giro... uno horrible, uno de los que te das cuenta que... de nada valen las palabras.
-Samantha te presento a Eric- y ahí estaba mi amigo de toda la infancia, sus ojos verdes enganchados en los míos, mirandome sin saber cual va a ser mi reacción, mi mejor amigo, ahi es cuando hace lo inimaginable... se inclina y dice:
-Un placer su Majestad- es entonces cuando mis cuerdas vocales empiezan a funcionar, doy una suave cabezada y digo con la voz mas firme que puedo
-El placer es mío- y al mismo tiempo pienso... ¿Enque mierda estoy metida?
*****
Comenten plis!! Se que he tardado mucho... pero bueno aqui esta!! Las quieroo

8 comentarios:

Yess Evenson Masen dijo...

Que lindooooooooooooo
adoro los capis de esta historia me da mucho gusto leerla, ojala y publiques de nuevo pronto¡¡, lo dejaste en la parte mas interesante ¡quiero saber que pasa con sam y eric!, jajaja muchos besos

Jimena dijo...

Mujer!! hasta que por fin actualizaste!!! dios ya e me habian acabado lass uñas para morder!! Estaba a punto de mandar un desagradable correo reclamo, pero ahora alegras mi dia con el capi!!! Y una vez mas me dejas con la intriga que si no eres buena para esooo sobre todo en esta historia!! Espero publiques pronto, se que la uni esta pesada pero trata de hacernos huequito y no nos prives de tus historias que a mi me encantan!!

bueno te dejo un beso wapa me estare pasandoo vale??

chao

Mi puño y letra dijo...

me encanta como escribes.

te sigo siempre :) un beso!

Alex dijo...

siempre logras dejarme con la intriga y si suena increible lo que te paso de que te robaron los cables de la luz ojala publiques pronto beos

sophia* dijo...

por dios!!realmente t admiro!! vaya q te tardaste y como siempre, nos dejas con la intriga, porfavor sube el otro capitulo q no doy mass y muchas gracias x tus historias!!!!!!
besooo

sophia* dijo...

ahh por cierto, he querido comentar pero a mi compu no se q cosa le faltaba y no me dejaba ver la verificacion visual para publicar un comentario :S perdon...
lo mismo te admiro desde el primer dia q lei tu blog :)

Sophia* dijo...

Hola de nuevo.. Espero que estés bien..
A propósito, no le vas a dar final a esta bonita historia??.. es que ya no doy mas de querer saber que pasa!!!..
Por favorr sigue subiendo los capítulos.. mira que te he esperado durante mucho tiempoo :(
Igual escribes muy bien.. y vale la pena esperar y esperar un suspiro :D
Saludos!!

Sophia* dijo...

Hola de nuevo,
Bueno ha pasado mucho tiempo y todavía no sé que pasa al final de la historia.. creo que es porque no tiene final.. pero bueno.. siempre me acuerdo de esta bonita historia y espero algún día leer su final...
Espero que andes bien!1 Saludos :)