Nueva Encuesta

Chicas! Ya quedó esto, bueno la opción ganadora fue... Cronicas Vampíricas, soooo ahora vamos con otro detalle porque me he fijado en variiias cosas, dejarçe la encuesta hasta fin de año, como varias votaron por Eternial, veré que sea un proyecto a futuro no se preocupen porque me gusta consentirlas. Voten en la nueva encuesta====> las quieroo

domingo, 1 de noviembre de 2009

Capítulo 15: Quiero que sepas. Primera parte



Carolina


-¿Confías en mi?- su dulce y melodiosa voz me preguntaba ¿Cómo es que se atrevía a dudarlo?

-Sí, al cien por cien, pero realmente esto me asusta.- le dije gritando por encima del ruido, aunque sabía que podía escucharme.

-Pero dijiste que querías hacerlo.- proyectó en mi mente y lo gritó también, ya que no estábamos solos, sería raro que contestara a preguntas no formuladas. –Si no quieres hacerlo te transportaré a la mitad del descenso, aparecerás en tierra como si jamás lo hubiéramos hecho- eso fue solamente proyectado en mi mente.

Pfff… ya me había subido ¿no? Nada de echarme para atrás, ahora me aguanto, me dije a mi misma, inspiré profundamente, bajé mis lentes, para proteger mis ojos del viento, tomé la mano de Leo entré las mías y le dije:

-Confió en ti, siempre- Me sonrió, con esa sonrisa que hacía sentir mis piernas gelatinosas, me rodeó la cintura con sus brazos, abrochó mis cinturones, amarró correas, besó mi mejilla y susurró un te amo, antes de dar un paso hacia el vacío.

La caída libre es algo increíble, me sentí libre, feliz y grité, como loca por los primeros segundos, pero después me dediqué a ver cómo nos aproximábamos a tierra firme.

Estaba calmada, pero creo de que el hecho de que fuera Leo quien estaba tras de mí, bueno arriba y no un instructor cualquiera me calmaba bastante, además de que mi novio vampiro podía hacer puff y aparecernos en tierra firme en caso de que el paracaídas no abriera. Me sentía a salvo con él, en tierra, en agua y en aire, todo seriamente comprobado.

El verde prado, se acercaba rápida y peligrosamente a nosotros, o más bien… nosotros nos acercábamos a él, era un prado hermoso, pero realmente lo prefería bajo mis pies que aplastando mi cara, así que me agité un poco, aunque sabía que Leo no dejaría que nada de eso pasara…

-Tranquila- susurró en mi oído, cuando percibió mi agitación, por extraño que pueda parecerles esa palabra, salida de sus labios hizo que mi cuerpo se relajara y mi ritmo cardiaco bajo considerablemente.

En el siguiente momento, Leo tiró, el paracaídas color verde y rojo se abrió, y nosotros flotábamos sobre el verde prado, ahora Leo estaba tras de mí, me rodeó con su brazos y besó mi cuello.

Disfruté de la linda vista, aunque realmente no había mucho que apreciar, considerando que era un prado para practicar el paracaidismo, no había árboles, ni animales, solo pequeños arbustos que desde tanta altura no se podían apreciar cómo era debido, pero lo que si pude apreciar, fue el azul del cielo, el verde del campo, y los fuertes brazos que rodeaban mi cintura. Leo significaba tantas cosas para mí, que realmente era imposible decirlas todas, estos últimos 5 meses a su lado habían sido increíbles… 5 meses tan pronto….

Cerré mis ojos y los recordé en silencio:

La primera quimioterapia había sido hace ya 4 meses y medio, las quimioterapias, según los pronósticos médicos estaban ayudando, aunque no en gran medida, los primeros días me sentía estupendamente, como si la enfermedad se hubiera ido, a mitad de mes, los efectos empezaban a desvanecerse y los síntomas aparecían, mareos, vómito, dolores… recuerdo que en esos días pasaba más tiempo dormida que despierta, pero también recuerdo que siempre que abría los ojos, Leo estaba a mi lado.

Esos días en general, iba a su casa, mis padres confiaban mucho en el, desde la primera vez que lo conocieron como hermano de Bruno, porque Bruno para ese entonces, ya era célebre y amigo intimo en la familia, después cuando Leo fue presentado como mi novio y dijo que estaba enterado de todo lo de mi enfermedad y que estaría conmigo durante todo el proceso, debo decir que mis padres no le creyeron mucho, pero ahora gracias a su constancia, mis padres lo adoran.

Les alegra que venga, porque él me hace sentir mejor siempre, alegra mi día…

¿Qué haría sin él? Estos últimos meses había hecho todo lo que estaba en sus manos, para lograr que me distrajera y no pensara en todos los problemas…

El mes pasado, fuimos a esquiar con Karla y Bruno, realmente fue muy divertido, una vez que aprendí como pararme sin hundirme hasta los tobillos, buceamos en los arrecifes de coral de Australia la semana pasada, realmente fue increíble, ver que la belleza está en cualquier lugar, solo hay que saber apreciarla, me dejó conducir su Ferrari, hace 3 meses me llevó a nadar con delfines y ahora me llevó a hacer salto en paracaídas.

-Caro, amor deja de soñar despierta- rompió mis ensoñaciones con su dulce voz, y me di cuenta que ya estábamos en tierra.

-Estoy despierta- le dije con una sonrisa.

Movió sus manos diestramente y desabrochó todas las correas que eran necesarias para que me pudiera mover, aunque yo no quisiera separarme de él.

Me tomó por los hombros me giró frente a él, me quitó los lentes y los arrojó al suelo, pasó sus manos por mi cabeza, besó mi frente y dijo:

-Y bien ¿te gustó?-

Me paré sobre las puntas de mis pies, lo besé suavemente en los labios y susurré:

-Fue excelente gracias-

-Siempre que quieras- la sonrisa apareció en sus labios, subí mis manos y las pase por su cabeza, que ahora estaba rapada.

Se había rapado cuando mi cabello por las quimioterapias comenzó a caerse, fue un acto tan lindo de su parte, pero yo sabía cuánto le gustaba su cabello largo y a mí me gustaba de esa manera, aunque con el cabello corto también se veía de muerte.

- Porque no haces crecer tu cabello de nuevo, me gusta más cuando está largo- le dije con un puchero.

-No, si el tuyo esta cortó el mío también lo estará- me dijo con una sonrisa y besó la punta de mi nariz.

-Leo, aprecio mucho el gesto, pero se cuanto te gusta tu cabello largo, no tienes que hacer esto por mí, además mi cabello no está corto, mi cabello ya no está… hazlo por mí, regálame eso.

Al siguiente instante su cabello estaba largo, alzo sus manos a mi cabeza y tiró de mi mascada hacia un lado. Por reflejos subí las manos a mi cabeza para evitar que quitara la mascada y viera mi cabeza sin cabello.

-Caro..- me dijo con el tono que un padre usaría con su hijo pequeño. Moví mi cabeza de un lado a otro en forma negativa.

-Porque..- preguntó

-No quiero que me veas así- baje mi vista y me concentre en la solapa del traje de paracaidismo, mientras abría mis ojos intentando que las lágrimas no se derramaran. Tomo mi mentón y lo levantó hasta que nuestras miradas se encontraron, besó mi nariz y susurró en mi oído.

-No digas eso nunca, te amo más que a mí mismo, nunca lo dudes, no me importa si tu cabello esta o no está, te amo por lo que eres y por lo que me haces sentir cuando estoy contigo, no me importa tu apariencia en lo absoluto, te amo tal como eres ahora y tal como serás mañana...

En ese momento me rendí y lo dejé retirar la mascada, en el momento en que tiró de ella, mi cabello tan largo como antes de que desapareciera cayó libremente hasta acomodarse en mis hombros.

En ese momento no pude contener las lágrimas, que corrieron, por mis mejillas formando caudalosos riachuelos,

-Pero no llores Caro- me dijo en un susurro.

-Lo siento… es solo que… eres tan bueno…no se… que hice para… merecerte- arroje mis brazos sobre su cuello y lloré desconsoladamente sobre su pecho, mientras el acariciaba mi cabello.

Una vez que me calme, me separé de él y dejé que mis manos vagaran por su rostro, el me miro y dijo:

-Es todo al revés de cómo lo piensas, soy yo el que no sabe que hizo para ser merecedor de un tesoro tan magnífico, como lo es tu corazón, cada mañana me lo pregunto, sin hallar la respuesta, pero ten por seguro, que estaré a tu lado siempre, pase lo que pase.

Solo pude darle un beso como respuesta a sus palabras, que con frecuencia eran mi único
salvavidas…


El ruido del motor de un automóvil, sonaba a lo lejos, eran los de la avioneta que venían a recogernos para llevarnos de regreso, nos cambiamos, cogimos nuestras cosas y nos fuimos en el auto de Leo, ahora traía un Aston… mi novio como todo buen hombre, es fan de los automóviles y como tiene dinero, tiene una gran colección, los cuales me deja manejar! ¿Dónde iría yo a conseguir un novio tan perfecto?

Llegamos a su casa y dejamos el auto en la entrada, se bajó del auto, justo cuando movía mi mano para abrir la manija, la puerta se abrió y Leo me ofreció su mano para que pudiera bajar, sonreí y la tomé, me jaló, un poco fuerte y me llevo hasta sus brazos, tomándome de la cintura y levantándome del suelo, mientras yo lo besaba, bajó sus manos un poco mas apoyándolas en mi trasero, ocasionando que las chispas volaran por mi cuerpo y mi corazón se acelerara, envolví mis piernas a su alrededor, no sé cómo pero al siguiente momento, estaba recargada en el cofre del auto…

-Voy a aboyar el auto- le dije entre besos, una de sus manos estaba en mi muslo, mientras que la otra se enredaba en mi cabello, trazando suaves círculos en mi nuca, que me hacían perder un poco de mi cordura.

-No me interesa- me dijo con un gruñido, mientras me besaba la línea de la mandíbula, dejando mi boca libre para hablar.

-No te interesa un auto que vale…un momento no tengo ni idea de cuánto vale- le dije, lo cual era 100% cierto, ¿qué iba yo a saber del precio de este auto?

- Vale más de 140 000 euros-

-Dioses!!- grité -estoy abollando un auto de más de 140 000 euros- intenté apartarme del auto caro, pero Leo no me dejó.

-No me interesa si se aboya o no, es más te lo regalo, pero sígueme besando-

Me reí y le dije: -No me regalarías el auto por un beso-

-Ya te lo regalé, ahora cállate y bésame-

-Sus deseos son ordenes- le dije con una sonrisa, mientras volvía a unir sus labios con los míos.

-Leo… hay una cosa que quiero hacer- le dije cuando la pasión pudo más que la vergüenza.

-¿Qué?- preguntó mientras me daba un suave beso en los labios y dirigía su mirada a la mía.

-Quiero que me hagas el amor- le solté antes de acobardarme.

Se quedó pasmado unos instantes, empecé a sentir como la sangre subía a mis mejillas, tenía miedo de su respuesta, pero Leo se había dedicado estos últimos meses a cumplir todos y cada uno de mis mas locos, cursis y retorcidos sueños, pero en realidad este era el que anhelaba mas…
-¿Estas segura?- me preguntó

-Tan segura como de que te amo- le dije con una tímida sonrisa.

Lo pensó unos instantes y me besó suavemente en los labios, sonreí porque eso quería decir si, estaba esperando que hiciéramos puff, pero no lo hicimos, así que me le quedé mirando, curiosa de saber porque no me llevaba a un lugar más íntimo para estar a solas, sin decir ni una palabra, pero él me entendió.

-Caro, se lo que quiere decir esa cara, pero quiero que sea perfecto, dame tiempo de prepararlo.-
-Pero no necesito preparativos, en verdad no me importa…- iba a seguir con un lindo monologo, pero Leo me calló poniendo su dedo índice sobre mis labios.

-Tú lo vales- iba a discutir pero leo dijo –shhh –

Y cuando Leo dice Shhh es Shhh y punto. No hay manera de discutirlo, pero bueno ya me había dicho que si…

Leo

Dejé a Caro con Karla, en su casa, eran ya las 7 de la noche, no era demasiado tarde, pero con este cambio de horario, en verdad se sentía mucho más tarde de lo que era.

Volvió a ponerse su mascada, pues no le podía crecer el cabello de la noche a la mañana, así que
volví a dejar rapada mi cabeza, era la manera de solidarizarme con ella, dejarle ver que no estaba sola en esto…

Nunca lo estaría.

Caminé hasta casa, necesitaba despejar mi mente, liberar lo que sentía, solo por un momento… tenía que ser fuerte y optimista para Caro, aunque en la realidad…estaba aterrado, aunque tenía toda mi fe, en que ella superaría esto, tenía que hacerlo, la otra alternativa… simplemente no podía permitirme pensar en ello…

Pensé en su petición de la tarde, en sus labios rojos e hinchados por mis besos, en el brillo en sus ojos cuando me mira, la manera en que se sonroja… La amaba tanto, diario ruego porque no me deje, porque no me la quiten…

Pero esa noche va a ser muy especial, ella lo vale… tengo que pensarlo muy bien… Me daba vergüenza, pero iba a necesitar la ayuda de Bruno… Seguro que a estas alturas ya lo sabría, el todo lo sabe.

Incluido el destino de Caro, lo cual él sabía y yo iba a averiguar en este momento.

Respiré profundo y apresuré el paso a casa, entré por la puerta trasera y me dirigí a la sala blanca, donde sabía que encontraría a Bruno, quien últimamente estaba muy raro conmigo, él sabía algo, como ya dije Bruno lo sabe todo, el único oráculo que conozco (larga historia) …
Pasado, presente y futuro… el único que puede aclarar mis temores.

Respiré profundo antes de entrar, Bruno estaba sentado en el sofá.

-Hey hermano, tenemos que hablar-

No me contestó, así que me puse frente a él, Tenía los ojos negros y cuando digo negros es completamente negros, sin nada de blanco, así se le tornan cuando está teniendo una visión, se ve terrorífico, como un ser diabólico, a veces comienza a hablar o gritar incoherencias que no comprendo y solo me hacen doler la cabeza, así que cuando recibe mensajes del “mas allá” como lo llamamos, suelo dejarlo solo.

Justo cuando me disponía a marcharme, susurró:

-Caro-

Estaba viendo el destino de mi Caro, bastaba tocarlo para ver lo que a él le estaba siendo revelado, el destino del amor de mi vida, mi eternidad, muerte o vida, ¿Qué debía hacer? Lo pensé unos instantes y Bruno susurró de nuevo:

-Caro-

En mi mente vi a Caro, con sus ojos chocolate y la sonrisa que ilumina mis día y mis noches y supe lo que debía hacer, estiré mi mano y lo toqué…


Las amooo!!


Gritenmee Pliss

5 comentarios:

Sandiadelicius dijo...

OH EL CAP. ME A ECHO LLORAR
AHH ME ENCANTO...
AMO A LEO YA QUISIERA
TENER UN NOVIO ASI!!

★★strellyta★★ dijo...

HOLA!!!!

EL CAPITULO ME HIZO LLORAR MUCHO ERES MUY BUENA ESCRIBIENDO =)

ESTA HISTORIA ME HACE RECORDAR A MI HERMANA K MURIO HACE UN AÑO ELLA TENIA ES ORRIBLE CUANDO A UN SER K AMAS SE LE VA LA VIDA FRENT A TUS OJOS Y NO PODER HACER NADA PERO K AUN K YA NO LE KEDEN FUERZAS SONRRIE PARA VERT FELIZ D VERDAD TU HISTORIA ME ENCANTA Y ME HACE ACORDARME DE MI HERMANA Y LOS MAMENTOS LINDOS =) ESCRIBES GENIAL SIGUE ASI A Y K MAL K YA SE VA ACBAR LA HISTORIA OJALA SCRIBAS OTRA POR K ERES MUY BUENO ASIENDOLO

★★ BESITOS STRELLADOS ★★

Lullaby dijo...

Hay por favor!!... me encantó... yo quiero a Leo please Regi regalamelo!!!... voy a llorar!. No puede ser tan lindo!!... porque no hay hombres así!!! Ahhhh!!!!!.... Grandioso me encantó!!!....
Una pregunta ¿vos a llorar también en el final???... así me voy preparando!. No quiero que termine ¿por qué todo lo bueno se termina?... besos!!!

Gabrielaa! :) dijo...

Finaal!???? :'(

Noo! Noo qieroo! :(

HALO dijo...

no no no no no no no no no!!!!!! regiiiiiiiii noooooooooooooo!!!! nada de final!!! aun tienes que escribir 4374684516886435613687365 capis mas!!!! awwwwww lloreee tanto con esta partecitaaaaaaaaaaaaa WAAAAAH!!! XQ HOMBRES ASI SOLO EXISTEN EN LAS HISTORIAS??? regiiiiiiiii vas a hacer continuacion del libro verdad preciosa??? dime que siiiii!!!! andaaa por fisss!!!!