Nueva Encuesta

Chicas! Ya quedó esto, bueno la opción ganadora fue... Cronicas Vampíricas, soooo ahora vamos con otro detalle porque me he fijado en variiias cosas, dejarçe la encuesta hasta fin de año, como varias votaron por Eternial, veré que sea un proyecto a futuro no se preocupen porque me gusta consentirlas. Voten en la nueva encuesta====> las quieroo

viernes, 18 de septiembre de 2009

Capítulo 12 Siempre di la verdad!

Chicas ls dejo la primera parte, que espero les guste, ya ven que siempre subo los caps en la noche, ya tardeson!!! jaja pero lo que falta del capi es la historia de Leo... las quiero pronto subire la siguiente parte...



Leo


Nos destellé directo hacia la sala blanca en casa, donde Chiara no podría entrar, al menos no sin una invitación de parte mía o Bruno, cuando llegamos desaparecí mis zapatos y los de Caro, porque si manchábamos la alfombra Bruno me asesinaría, ama esta alfombra.


¡Dioses, en que estoy pensando! En la alfombra, mientras Chiara acaba de decirle la verdad a Caro y después de todo no va a haber manera de ocultarlo, nos expuso demasiado…


Abro los ojos, viendo fijamente a la pared, Caro mantiene mi mano entrelazada a la suya, respiro profundamente y espero lo peor. En un momento suelta mi mano, siento que debo agarrarla, antes de que salga corriendo, pero debe de estar asustada…

Carolina

Solté la mano de Leo, de verdad estaba fuera de ese horrible cuarto de baño me giré, estudié su expresión, buscando algo de lo que Chiara había dicho, yo solo pude ver al chico más guapo que había visto nunca, el dueño de mi corazón completo… y la mirada más preocupada que le había visto desde que nos conocimos.

Solo vi ternura y miedo en su expresión, el estaba esperando a que yo reaccionara o dijera algo, así que, lo tomé de la mano y lo conduje al sofá, donde lo senté, estaba por sentarme a su lado, cuando me di cuenta de que estaba empapada de los pies a la cabeza, si la loca esa, no me mató, Bruno seguro lo haría si ensuciaba su preciosa sala blanca.

-Creo que necesito ropa seca- le dije a Leo.

Chasqueó los dedos, sentí un cosquilleo por mi cuerpo y en el momento siguiente mi ropa estaba seca.

-Bien eso fue extraño, pero gracias.- dije mientras me sentaba.

Inclinó su cabeza asintiendo, pero no abrió la boca para nada, puse mi mano sobre la suya, la apreté ligeramente y dije:

-Bien… habla- le dije.

Se quedo callado, así que apreté de nuevo su mano y le di una mirada significativa.

-¿Qué quieres que te diga Caro?- me dijo con un tono preocupado.

-Podrás comenzar por decirme quién era esa loca psicópata que me secuestró y que tiene que ver contigo- le dije en un tono suave.

- Chiara es una antigua novia, Caro, la conocemos desde que somos niños, puesto que ella es hermana de Bruno- me dijo, con un encogimiento de hombros.

-ahh…- dije, cuando me di cuenta de algo y salté de mi asiento – Bruno es tu hermano Leo, así que la loca esa…-

-No no Caro- me dijo, mientras se levantaba de su asiento a tomar mis manos entre las suyas – Bruno y yo no somos hermanos, somos amigos desde siempre, nuestras familias fueron amigas desde siempre y nosotros aun mas, nos conocemos desde hace tanto tiempo que prácticamente somos hermanos.

-aaa bueno, entonces la loca no es tu hermana y Bruno tampoco- me senté de nuevo y Leo también.

Me quedé en silencio, esperando que dijera, algo mas, como no lo hacía, lo incité a ello.

-Leo… ¿qué eres?- le pregunté.

- Caro…- dijo indeciso.

-Es obvio que eres algo, puesto que ese, abracadabra de desaparecer y aparecer en diferentes lugares, no lo imaginé, como tampoco lo hice con todo lo que dijo la loca esa ex –novia tuya- le dije, tal vez con un poco de sarcasmo en mi voz.

-Te lo voy a contar todo, sin secretos, pero tienes que prometerme…- me dijo con la voz llena de suplica. Lo interrumpí.

-Que no se lo voy a decir a nadie, no te preocupes- le dije, asegurándole que no le diría a nadie.

-No era eso lo que iba a decir Caro, porque no me dejas terminar-

-ups lo siento- le dije mordiéndome el labio.

-Lo que iba a decir, es que me prometas, que no vas a salir huyendo, que no me vas a gritar o arrojar objetos, desmayarte, ni nada por el estilo. Y que si después no quieres saber nada de mí, simplemente no me llames y no me busques, lo entenderé.-su mirada estaba en nuestras manos, pero el tono de voz era triste.

-Leo, no importa lo que sea, no te voy a dejar- le dije mientras intentaba que me mirara.

-Promételo Caro- me dijo, alzando la vista, para encontrar su mirada con la mía.

-Lo prometo- le dije

Me miró, respiro profundo y me dijo:


-Soy lo que tú actualmente conoces como vampiro- lo dijo muy serio y sin mirarme a los ojos.

-Que gracioso Leo, si querías hacerme reír ya está listo, ahora ponte serio- le dije entre risas.


-Caro no estoy bromeando - me dijo mientras encontraba su mirada con la mía, la seriedad y pesar en su mirada me hizo ver que nada de esto era broma ¿Pero entonces qué? Necesitaba pensar esto.

-a… mmm… Leo crees que me puedes regalar un vaso con agua- le dije mientras intentaba poner mis pensamientos en orden.

Chasqueó los dedos y un vaso apareció en la mesa frente a mí.
-Sin hielo por favor- le dije

Los chasqueó de nuevo y el hielo desapareció, ¿Por qué los hombres no entenderán las indirectas?

-Leo ya que la indirecta es para ti una lengua extranjera, lo traduciré, lo que necesito es un minuto para pensar, así que… no quisieras por favor ir caminando, a velocidad “SIN PRISA” a la cocina a traerme un vaso con agua sin hielo y una rodaja de limón, gracias- le dije con la voz más calmada y amable que pude.

-Ah… claro Caro, ahora vuelvo- apretó mi mano antes de levantarse. Vi la tristeza en su mirada, como si supusiera que iba a salir corriendo cuando saliera. –Solo quiero que sepas, que sea cual sea la decisión que tomes, el tiempo que llevamos juntos ha sido el mejor de mi vida, no lo cambiaría por nada, gracias por todo, te quiero- beso la palma de mi mano derecha y se marcho.

Para cuando la puerta estuvo cerrada, yo estaba más revuelta que nada, no podía pensar claro, ¡Vamos Caro, piensa! ¡Usa tu maceta! ¡La traes pegada al cuello, por favor razona! Yo siempre había dicho que todos los mitos tienen origen en algo de la realidad, es más, yo siempre estuve convencida de que los vampiros existían, es algo que siempre quise creer, estaba enamorada de la mayoría de los protagonistas de libros románticos-vampiros Edward Cullen, Eric Nortman, Eric Sinclair, Alexander, pff para que seguir…

Ahora tenía mi propio novio vampiro, el sueño de cualquier chica, el mío incluido… y ¿estaba apanicada? Pff… soy patética….

Necesitas aire Caro, sal un momento, respira relájate, pide explicaciones y después decides, si huyes o te quedas…

Ahora estoy hablando conmigo misma en tercera persona… una tuerca ya se me boto!! Fui hacia la puerta de cristal corrediza que daba al jardín, salí y respiré profundo…
********

Leo

Caminaba de regreso hacia la sala blanca, Caro se iba a ir, lo comprendería completamente, aunque me dolía mucho, todo esto había sido un error, nunca debí de acercarme a ella, pero nunca aprendo…

Llegue a la puerta, tomé la perilla, respiré profundamente y me preparé para lo que podía venir…

Al abrir la puerta, lo peor que podía haber pasado, sucedió, Caro se había ido, no había rastro de ella en la habitación, excepto la puerta que daba la salida hacia el jardín, estaba entreabierta, me dirigí hacia allí, pero que caso tenía, se había ido y no la obligaría a volver…

Una tristeza aun más profunda que la que había sentido jamás me embargó, junto con un coraje profundo, hacia lo que yo era, toda mi vida había perdido a personas que amaba, por culpa de lo que yo era, llevaba años reprimiéndolo y ahora, tenía ganas de destruir…
*************

Carolina

Respiré profundo, la decisión estaba lista, volvería, hablaría con Leo, tenía tantas preguntas, estaba muy emocionada, porque de verdad tenía razón cuando pensaba que los vampiros eran reales, miedo, pues conocía muchos tipos de vampiros y no sabía que tipo sría Leo y alegría, porque me había confiado su secreto, solo que ahora, más que nunca tendría que decirle el mío.

Caminé de regreso a la casa, cuando escuché cristales y cosas cayendo y rompiéndose en miles de pedazos, venía de la sala… Corrí temiendo que la loca ex de Leo, nos hubiera encontrado y estuvieran teniendo alguna clase de enfrentamiento.

Cuando abrí la puerta, no pude quedar más sorprendida al ver que toda la sala estaba destrozada, los marcos rotos, vasos, copas y botellas tirados en una esquina, donde estaba el servi-bar de Bruno, seguro que se iba a cabrear por eso… Leo estaba en la otra esquina del cuarto, rompiendo todos los porta retratos, mientras gritaba cosas que no entendía.

Fui corriendo hacia él, para tranquilizarlo, pero con mis ágiles pies (noten el sarcasmo) me di de bruces contra el suelo y me abrí la palma de la mano y creo que también el labio, con un vidrio y la esquina de la mesa respectivamente.

Me levanté, juro que ni sentí el dolor, estaba preocupada por leo, así que corrí hacia él y lo abracé, el me empujó, le grité:

-Amor, Leo eiii! Qué te pasa, todo está bien cielo- le grité, mientras lo sujetaba por los hombros, sus ojos no me veía y empecé a preocuparme

-Leo cielo háblame- le grité mientras lo sacudía por los hombros.

-Ella se fue, se fue, Caro se fue me dejó, así como mamá y papá- dijo entre sollozos.

-Eiii eiii Leo, aquí estoy, no voy a ninguna parte, mírame amor- le dije, le grité mas bien, estaba asustándome

-Caro se fue, me dejó, yo ya lo sabía, ella es humana, se iba a asustar, como voy a vivir sin ella- no me estaba hablando a mí, estaba hablando sobre mí.

-Leo, Leo- le dije intentando que me mirara, pero su mirada no me enfocaba, -Perdóname- le dije, tomé aire e hice algo que nunca en mi vida había hecho, lo cachetee, esperando que reaccionara.

Dioses benditos que lo hizo o no sé que hubiera hecho. Su mirada se enfocó con la mía y en cuanto lo hizo, una lagrima rosa, si ROSA, corrió por su mejilla, pero se la limpié con mi pulgar.
-Volviste- me dijo, mientras cogía mi cara entre sus manos.

-Es que nunca me fui tonto, solo salí a tomar aire, si hay que ser paranoico…- le dije mientras besaba la palma de su mano.

-Los siento, creo que me excedí- me dijo mientras sonreía.

-Yo también lo siento por el golpe, pero era necesario- le dije, mientras le daba un beso en la mejilla, justo donde lo había golpeado.

-Gracias por no salir corriendo- me dijo mientras besaba mis labios, dulcemente, se retiró, y pude ver la sangre de mi boca, en sus labios, la cual limpió con su lengua. –Esquicito- me dijo con una sonrisa en sus labios y pude ver sus colmillos.

-Tomaré eso como un cumplido- le dije mientras le sonreía.-Por cierto gracias por confiar en mí, aunque la loca haya tenido que darte un empujoncito, para que lo hicieras- eso se escucho como lo que era, un reproche.

-Caro…- comenzó a decir Leo.

-No te preocupes, lo entiendo, yo también tengo mis secretos... como todas las personas- añadí, porque se me había pasado la lengua. –Ahora dime, ¿qué tipo de vampiro eres?- le dije mientras nos sentábamos, de nuevo, en el sillón.
-¿Cómo que que tipo de vampiro soy Caro? digamos que no hay muchos tipos- me dijo Leo con una media sonrisa en su rostro.

-Bueno, perdone mi ignorancia, Señor, pero en mi mundo, hay muchos tipos de vampiros, están por ejemplo, los vampiros que duermen, los vampiros que no duermen, los que lo hacen en ataudes y los que cuelgan de los techos, los que comen comida normal, los que se alimentan de sangre, los que pueden salir al sol, con ayuda de alguna cosa, como un anillo con una piedra especial que los proteje, los que pueden, pero brillan como diamante, los que no pueden salir al sol, porque se fríen, los que beben sangre de animales, osea son vegetarianos, los que la toman de sangre sintética desarrollada por Japoneses, los que se reflejan en los espejos y los que no lo hacen, los que son alergicos al ajo, los que si los estacas mueren, los que estan no-muertos, los que su corazon late, los que tienen alma y los que no, los que se convierten en murcielago y los que su piel es pálida, los que sus ojos cambian de color, los que se teletransportan...- tome aire para continuar, pero antes de que lo hiciera, Leo, puso su mano, sobre mi boca, para callarme.

-Wow Caro, respira, ¿de donde sacas tanta información basura?- me preguntó con los ojos muy abiertos por todo lo que le había dicho...

-Pues de donde va a ser Leo, de los libros, sabes que hay millones de libros que hablan sobreustedes, y cada una tiene una versión diferente, solo quiero saber cual es la real...- le dije en un tono de niña pequeña de 8 años, a la que no le contestan una pregunta.

-Esta bien Caro, te lo contaré, pero se que eres muy impaciente y por eso te pido que no me interrumpas mientras te cuento la historia.- me miro y solo asentí- bueno, verás tiempo atrás nuestra raza fue creada, para ayudar a los humanos, el destino era trabajar juntos, nosotros teníamos la responsabilidad de cuidar y ayudar a las personas, pero como todo, algo falló, nosotros no necesitamos sangre para vivir, pero si nos hace mas fuertes, asi que cuando uno de nosotros lo descubrió, abuso de esa nueva fuerza y se volvió contra los humanos, quienes tomaron represalias para proteger a sus familias, lo cual es completamente lógico, muy pocos clanes o familias sobrevivieron, entre esas pocas estaba la mía- no se me pasó el tono de pasado, asi que olvidé su advertencia y lo interrumpí.

-Hablas en pasado, ¿porqué?- pregunté, el me dirigió una mirada exasperada, suspiró y dijo:

-A eso voy Caro, solo que es algo duro de recordar, pero te dije que te diría la verdad y eso es lo que pienso hacer.- me dijo, mientras tomaba mi cara entre sus manos- Solo no me presiones ¿Si?- asentí e hice un ademán de cerrar mi boca con candado y arrojar la llave, el me sonrió deposito un beso en mi naríz al tiempo que tomaba mis manos entre las suyas. Suspiró y continuó, con la voz baja y pausada:

-Nací en 1893, mi madre nació en francia de uno de los clanes sobrevivientes en 1432 y mi padre nació en Italia de otro clan sobreviviente en 1278, se conocieron, gracias a que los clanes sobrevivientes, mantenían el contacto, ya que eran muy pocos, y no querían desaparecer, se enamoraron y se casaron, si es que se le puede llamar de esa manera, después de mucho tiempo mi madre quedo en cinta, es muy dificil que nuestra raza se reprodusca, por lo general se requieren siglos y las parejas solo conciven un hijo, pero mis padres tuvieron 2 hijos, Genevieve y yo, fuimos Gemelos y crecimos como cualquier niño normal, en mi especie, los niños se desarrollan normal, su crecimiento es igual a el de cualquier niño, al igual que su alimentación y educación, pero tenemos un reloj biológico que generalmente se activa en la pubertad, cuando el reloj se activa, la cuenta regresiva comienza, el niño, o jovén comienza a presentar las habilidades propias de nuestra especie y unas propias, que son particulares y unicas en cada persona. En mi caso, el poder mover objetos a mi voluntad y aparecer y desaparecer cosas, son mis características particulares, tenemos un límite de desarrollo, es decir que nuestro reloj biológico se detiene cuando estamos en las condiciones físicas que garanticen nuestro óptimo desarrollo y supervivencia, es decir, puedes crecer hasta los 14 o los 30, 50, nunca se sabe es diferente en cada uno, en mi caso no he dejado de crecer, pero he retrazado mi reloj biológico en los 19 años, porque me gusta esta edad, pero esta claro que no me voy a quedar aquí.- me miró y dijo: ¿Alguna pregunta?

-Tengo tantas... pero una primero, ¿cuando conociste a Bruno?- le dije curiosa por saber cuanto tiempo tenían de conocerse para estar juntos como una familia.

-Lo conocí en 1909 cuando tenía 16 años, su familia y la mía eran muy unidas, su madre y la mía se querían como hermanas, además de que su familia era una de las mas grandes y especiales, al tener el milagro de contar con 2 hijos, al igual que la mía, Chiara y Bruno, solo que ellos no son gemelos, Bruno es muchos años mas grande que Chiara.- No dijo nada mas, así que pregunté de nuevo:

-Ahi fue donde conociste a Chiara también, entiendo que Chiara y tu tuvieron una historia juntos, ¿que paso, para que terminara, como esta ahora?- cuando terminé de formular la pregunta, vi como la tristeza cubría sus ojos y me arrepentí de haber hecho la pregunta, pero antes de que pudiera disculparme, sacudió la cabeza y continuó:

-La primera vez que vi a Chiara fue en 1909 cuando fuimos a visitar a su familia a Francia, mi reloj biológico se había activado e ibamos a ver a Bruno para que el me ayudara con lo que se me venía encima, cuando llegamos, Chiara estaba paseando por los jardines, fue a saludarnos y a darnos la bienvenida, traía un vestido largo en color azul celeste, que resaltaba su piel color durazno y sus ojos azules, traía el cabello recojido en un chongo, con algunos mechones sueltos, alrededor de su cara, tenía las mejillas sonrojadas por la caminata y al instante me enamoré de ella, pasamos los dos años siguientes en su casa, aprendiendo a controlar mis poderes y habilidades nuevas, ella al ser mayo que yo, me ayudaba, al cabo de esos años, sus padres y los míos dieron su consentimiento para que nos casaramos, yo tenía 18 años y ella 19, la diferencia no era mucha y no hay muchos chicos de nuestra especie de esta edad.

Yo estaba enamorado profundamente de ella, no me importaban sus defectos, todos los tenemos, pero creo que pasé por alto muchos que requerían atención, pero mi unico propósito era hacerla felíz, lo mejor que podía darme era una sonrisa cuando le daba algo que le gustaba.- me miró y sus ojos estaban nublados por los recuerdos.

Respiró profundo y prosiguió:

- Algunos de sus defectos eran, la avaricia, la vanidad, la envidia y el egoismo, dos semanas antes de nuestra unión, tuvimos una discución, por la atención que le prestaba a mi hermana Gene, mi hermana realmente era muy hermosa, de una manera exótica no de la manera clásica en la que lo es Chiara, Gene tenía los ojos acuamarina, mas unicos que he visto en mi vida, el cabello café castaño, ondulado y poseía una gracia que encantaba, donde Gene era bondad y cariño, Chiara era malicia y envidia, Bruno y ella llevaban una relación muy buena, si yo la amaba por ser mi hermana, Bruno la idolatraba, la mimaba, conversaba con ella, le daba regalos, con la esperanza de que se comprometieran, Gene bailaba y cantaba por los pasillos, cuando creía que nadie la veía, al igual que Bruno, que tarareaba cuando pensaba que nadie lo oíamos, nunca lo habíamos visto tan felíz y todos sabíamos la razón, Gene...

Chiara argumentaba que amaba mas a mi hermana que a ella y me impuso como condición que para casarnos, tenía que olvidarme de mi hermana Gene para siempre- mi razón no daba crédito a lo que Chiara le había pedido, definitivamente la tipa estaba loca, Gene era su hermana...- como es lógico me reucé y ella corrió a llorar con Bruno, el cual le dió la misma respuesta que yo.

Esa noche fuimos a nuestras habitaciones a descanzar, porque nos iríamos por la mañana, ya que el compromiso entre Chiara y yo estaba roto, no teníamos mas que hacer aquí, Bruno se marchaba con nosotros.
Estaba a punto de cambiarme para irme a dormir, cuando Chiara apareció en la puerta de mi dormitorio y me pidió que salieramos a caminar, porque lamentaba mucho lo que había dicho y aunque no tenía la mas minima intención de ir con ella, terminé accediendo, en la casa, solo estaban mis padres, Gene y Bruno, los padres de Chiara se habían marchado la noche anterior, y volverían al anochecer, dejando a cargo a Bruno de la casa.

Fue una caminata larga y sin mucha conversación, terminamos discutiendo y al volver a la casa, estaba en penumbra total, a pesar de que era algo normal, ya que era tarde por la noche y todos estaban acostados, un mal presentimiento me asaltó.

Corrí hacia la casa y me dirijí al cuarto de mi hermana, ella dormía sola, así que era la que mas me preocupaba- apretó mi mano y supe que el momento malo se acercaba, asi que las tome con fuerza y le devolví el apretón, incitandolo a continuar. Besó mis nudillos y continuó:

-Cuando entré, me tropecé con algo, al girarme me di cuenta que era... mi padre... le habían atravezado con una... lanza el pecho... como si fuera un animal... en el instante en que lo miré su cuerpo desapareció... mis miedos explotaron y corrí a la habitación donde encontré a mi madre, sobre la cama... ejecutada de la misma manera que mi padre... en un instante se evaporó y Gene... lo hizo también, una rabia profunda me invadió, me habían robado a toda mi familia y yo no pude hacer nada para defenderlos...- Leo comenzo a temblar y supe que todavía no venía lo peor.
-Escuché un grito escaleras abajo y supe de donde provenía, era de Chiara, a pesar de todo la amaba intensamente y a ella no me la arrebatarían también, corrí escaleras abajo, para encontrar que Burno la mantenía sujeta a la pared a unos buenos 40 cm del suelo, le repetía una y otra vez que como había sido capáz de hacernos esto, yo no comprendía nada y entonces Chiara dijo: -Tu no lo comprendes Bruno, era la única manera de hacer que ustedes me amaran solo a mi, tenía que quitar a "esa" del camino, lo siento por tus padres, ellos no estaban dentro del plan, pero a veces ser tienen que hacer sacrificios por lo que uno quiere- lo dijo de una manera tan fría que lo que quedaba de mi amor por ella, se evaporó, me lance por su cabeza, dispuesta a matarla, pero Bruno me cogió antes y me lo impidió.
-Leonard, deja que viva el resto de su eternidad sola, con lo que hizo, porque perdió todo por su egosimo, mataste a papá y mamá también, acababan de llegar cuando tus asesinos los cogieron, y perdiste a tu hermano y al hombre que te amaba, cuando nos traicionaste por tu envidia, estas muerta para nosotros, ahora aprende a vivir con ello- esas fueron las últimas palabras de Bruno para su hermana y luego nos destellamos fuera de ahi, no la había visto desde hace casi un siglo.

-Oh Leo lo lamento tanto- le dije, mientras las lagrimas bajaban a borbotones por mis mejillas, como era posible que alguién pudiera hacer eso, Leo la había amado mucho y todo lo que ella hizo fue abandonarlo, traicionarlo... maldita seas Chiara pensé, mientras abrazaba a Leo, con todas mis fuerzas.

Le besé de una manera posesiva y le dije: Yo nunca te traicionaré, no te abandonaré Leo, lo juro.

Gritenme chicas


6 comentarios:

Anónimo dijo...

ayy que intrigaaa:)
que le diráa caroo?
espero que no se desmaye ni se asuste muchoo:)
me encanto este caap!
un Beso!

BABI:)

Li dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
como me dejas asiiiiiiiiii!!!!
aiiii que va a pasar!!!???
que va a decir caro!!!???
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
ya quiero leer la segunda parteeeeeeeeee!!!! =)
me facina tu historia
sigue asi
Bss
linita

Sandiadelicius dijo...

Oh anda la osa
jajaja me encanta,que pasara..
saludos!!

♥Angel Halo♥ dijo...

regiiiii!!!!
wow estoy muy impacientee!!
cual sera la reaccion de caro??

@LicE:) dijo...

holisssss soy ueva encontre tu historia y me matooo me encanto esta hermosa....

Gabrielaaa! :) dijo...

Wuauu! Porfiin se aclaraa todooo!

Aii qierooo saber qe pasa!! :D