Nueva Encuesta

Chicas! Ya quedó esto, bueno la opción ganadora fue... Cronicas Vampíricas, soooo ahora vamos con otro detalle porque me he fijado en variiias cosas, dejarçe la encuesta hasta fin de año, como varias votaron por Eternial, veré que sea un proyecto a futuro no se preocupen porque me gusta consentirlas. Voten en la nueva encuesta====> las quieroo

lunes, 26 de octubre de 2009

Capítulo 14: Pero si me fuera ahora, Ultima parte


Carolina

Leo me giró en sus brazos, de manera que mi espalda estaba apoyada en su pecho, mis ojos aun seguían cerrados, así que Leo me dijo:

-Ábrelos-

Obedecí a la dulce petición de su voz.

Abrí los ojos, sus brazos estaban alrededor de mi cintura, mis brazos sobre los suyos, su barbilla en mi hombro, su respiración en mi oído y su perfume inundando mis sentidos.

Ante mi la puesta de sol más impresionante que hubiera visto jamás. La arena suave y fina se filtraba entre los dedos de mis pies, que ahora no tenían pantuflas ni calcetines.

La suave brisa acariciaba mi rostro, alborotando mi cabello y el mar se extendía de un color azul turquesa, hacia el infinito, donde se ocultaba el sol, rosas, naranjas, amarillos y rojos se mezclaban en armonía.

Era la escena perfecta, en el lugar y momento perfectos, con el chico perfecto.

La escena romántica de cualquier película de amor, solo que esta, no era actuada, era real, solo nosotros dos. Me acerqué más a su pecho y el susurró:

-¿Te gusta?- provocando que una suave corriente eléctrica recorriera mi espalda y que miles de mariposas migraran a mi estómago.

-¿Qué si me gusta? Es hermoso Leo, gracias- le dije mientras sonreía -¿Donde estamos?- Pregunté, el lugar era simplemente hermoso.

-En Grecia- respondió, como restándole importancia, brinqué, me giré en sus brazos, quedando mi rostro frente al suyo y le dije:

-Grecia… ¿Las islas Griegas? Debes estar bromeando.-

-No lo estoy, te traje porque dijiste que morías por conocerlas, solo cumplo tu deseo- depositó un suave beso en mis labios y una lágrima se deslizó sin poder contenerla por mi mejilla.

-Pero no llores Caro- me dijo, mientras limpiaba la lágrima con su pulgar.

-Perdón… es solo que… esto significa mucho para mí- acaricié su mejilla y enlacé sus manos tras su cuello.- Gracias por no salir huyendo- le dije con una sonrisa.

-Ahora eres tú la que me cita- me dijo mientras sus manos vagaban por mi espalda y se depositaban en mi cintura baja.

-Es que son Palabras muy sabias señor, dignas de repetir y recordar- la sonrisa seguía en mis labios y mis manos jugaban con su cabello, que ahora gracias a mi agilidad, caía suelto sobre sus hombros, su mirada y rostro se pusieron serios y dijo:

-Siempre estaré aquí para ti, no te voy a dejar sola con esto- besó mi frente y sonrió.
Lo besé en los labios suavemente y le dije:

-Te amo- era todo lo que podía decir y hacer para no soltarme a llorar.

Tomó mi mano, besó la palma y susurró: -Y yo te amo a ti-

Me jaló hacia la orilla de la playa, soltó mi mano y se metió al agua, ahora traía un traje de baño sobre la rodilla color negro, dejando al descubierto unos bien formados abdominales.

Me sonrió, estiró su mano en mi dirección y sin sonido alguno, solo moviendo los labios dijo:

-Ven conmigo-

Me acerqué y le dije:

-Me voy a mojar- se encogió de hombros y se sumergió unos segundos, salió a la superficie y pasó sus manos por su cabello, ahora mojado, peinándolo hacia atrás, casi me desmayo de la impresión, lo estaba haciendo a propósito, como diciendo tú te lo pierdes.

Una olita chocó contra mis pies descalzos, estaba tibia. Invitándome a entrar. Miré a Leo, metido en el mar, se veía tan… sexy. Ahhh al diablo con mojarme, bien valía la pena, me quité la chamarra, la remera y pantalones del pijama, quedándome solo en camiseta en la parte de arriba y con unos bóxers cacheteros en la parte inferior. Menos mal que había adelgazado y tenía buena figura o me hubiera muerto de la vergüenza…

Me metí en el agua y llegué hasta el, nadamos un rato, nos salpicamos un poco, después de un rato, Leo me miró y me sonrió.

-¿Qué?- le dije con una sonrisa.

-Te ves tan hermosa cuando sonríes- me dijo, mientras estiraba sus brazos hacia mí, invitándome al círculo de su abrazo.

Rodeé su cadera con mis piernas, al cabo el era súper fuerte y en el agua pesas menos. Entrelacé mis piernas tras su cadera y el me sonrió, le besé la nariz, apoye mi frente en la suya, lo miré durante un rato, hasta que el me separó y me besó.

Su lengua rozó la mía y las chispas surgieron, mordí su labio inferior suavemente, y mientras jugábamos con nuestros labios, sus manos comenzaron a bajar de mi espalda a mi cintura baja, hasta llegar a mi trasero, lo cual me asombró un poco, gratamente, así que lo dejé, el beso se hacía mas urgente, bajé mis manos por sus hombros, las baje aún mas, despacio, dejándolas vagar por esas bien formadas abdominales.

Leo mordió mi labio inferior mientras una de sus manos subía por mi espalda y rozaba el costado de uno de mis pechos, lo que provocó que un gemido, muy bajito saliera de mi boca, obviamente que Leo lo escuchó porque sonrió, mis manos se movían codiciosas por su pecho.

De repente sus manos pararon, separó su rostro del mío y dijo:

-mi teléfono suena Caro-

-No contestes- le dije mientras atrapaba sus palabras con mis labios, respondió a mi beso con entusiasmo, pero se separó muy pronto.

-Es tu hermana- dijo.

-¿Karla? Voy a matarla por solo interrumpir- le dije mientras subía mis manos de regreso a su cuello, eso si… no desenrosqué mis piernas de sus caderas.

-Solo llama cuando es importante- al siguiente instante el teléfono estaba en su mano y Karla gritaba por el altavoz.

-O aparecen ya, par de tortolos o nos cachan-

¡Rayos! La burbuja de romanticismo se reventó.

**********

Dos días después...

Estoy sentada en la parte trasera del coche, con los paisajes de el campo pasando tras la ventanilla, sonriendo, pensando en los momentos tan lindos que había pasado en la playa hace 2 noches con Leo.

La impresión en la cara de karla, cuando nos vio aparecer a el con traje de baño y a mi en ropa interior, toda mojada en medio de la habitación, después de su llamada inoportuna, no tenía precio, me hubiera muerto de la verguenza de no ser por su cara.

Menos mal que Leo tuvo la atención y la inteligencia de secar mi cabello y ponerme mi pijama, pantuflas y calcetines de nuevo, darme un suave beso en los labios y hacer Puff! justo un instante antes de que mamá entrara por la puerta preguntando-gritando que donde estaba....

Simplemente se nos había ido el tiempo en la playa... Ese día por cierto estuve muy cansada, ya que no había dormido en toda la noche, no sabía que el tiempo varía tanto de meridiano a meridiano.... en mi opinión había sido un tiempo muy bien invertido...

El ultimo cachito de este capítulo... espero les haya encantado, asi como a mi!!
Comenten iii gritenmeee... las quierooo!!!

4 comentarios:

★★strellyta★★ dijo...

lindo capi hay!!!!!!!! karlita por dios!!!!!!!!! jejejeje

bueno como siempre genial =)

escribe pronto plis =)

Sandiadelicius dijo...

Ah sexy Leo...jajaja
yo quiero un Leo y un Bruno...
bueno como siempre GENIAL el cap.!!
Me encanta como escribes!!

Lullaby dijo...

Re!!... que lindo capi!!...me encanta Leo, Grecia!!!!!!!, mi lugar favorito hacelo que venga por mi y que me lleve please!!!
Besos amiga.... escribes re lindo, nos vemos!!!

HALO dijo...

hay karlita karlita, por que no me sorprende que sea la hermana menor la que interumpa lo mejor? jajajajajajaja
Re me EN-CAN-TO
ya quiero leer el siguiente lindaaa!!!
jajaja y la factura del teclado no ta le envio todavia, a como veo que va la historia me tendrias que comprar unos 50 jajaja mejor cuando se acabe te mando la factura de todoss!!