Nueva Encuesta

Chicas! Ya quedó esto, bueno la opción ganadora fue... Cronicas Vampíricas, soooo ahora vamos con otro detalle porque me he fijado en variiias cosas, dejarçe la encuesta hasta fin de año, como varias votaron por Eternial, veré que sea un proyecto a futuro no se preocupen porque me gusta consentirlas. Voten en la nueva encuesta====> las quieroo

miércoles, 21 de octubre de 2009

Capítulo 14: Pero si me fuera ahora Tercera parte!

Es un poco corto, pero An, aby y daly me pusieron de humor para escribir... aunque es un cap tristee... pero tambien es bonitooo!!! Bueno al menos yo he llorado mucho escribiendolo espero les gustee!!! LAs quieroo




Carolina

Salí de la habitación, atravesé el jardín y me dirigí hacia el balcón, ese murciélago, no estaba en nuestra habitación por casualidad, el estaba ahí por una razón.

La luna estaba en lo alto del cielo, justo frente al balcón y ofrecía una linda visión, la luz de la luna iluminaba tenuemente la escena, todo estaba en silencio. Interrumpiendo el silencio susurré: -Leo- al no obtener respuesta añadí. –O vamos se que eres tú, sal de ahí- le dije con voz impaciente.

Estaba por irme, enfadada y decepcionada, porque no quería darme la cara, cuando Leo se apareció de la nada frente a mis ojos.

-Ahí estas- le dije.

-Si aquí estoy- dijo con la voz triste y seca.

-Lo escuchaste – no era una pregunta, era una afirmación, a la que contestó con una leve cabezada.

-¿Desde cuándo?- preguntó

-2 días antes de conocerte- le dije y como sabía cuál sería la pregunta que seguía le contesté, antes de que pudiera formularla.

-Lo he estado intentando, todo el tiempo, pero siempre algo pasaba, alguien nos interrumpía, sonaba el teléfono, lo que sea, de verdad iba a decírtelo, no lo hice en un principio, porque la idea era dejar de verte… pero tan pronto, que ni cuenta me di, me enamoré de ti…- eso era la pura verdad.

- ¿No estás asustada?- me dijo cogiendo mi mano entre las suyas y sentándonos en la banca que estaba en el balcón.

-Por supuesto que estoy asustada, tengo mucho miedo, no quiero morir Leo, hay tantas cosas que no he hecho, jamás he viajado fuera de mi país, no me he aventado en paracaídas, no conozco la torre Eiffel, quiero tener muchos más cumpleaños, tener una carrera universitaria, un buen trabajo, casarme con el amor de mi vida- dicho eso apreté su mano y le dedique una sonrisa- tener hijos…no sé porque, nunca he sido buena con los niños, quiero ser la mejor tía del mundo, construir la casa del árbol que siempre hemos querido Karla y yo, verla enamorada y centrada en algo que no sea futbol-sonreí y sacudí la cabeza -conocer las islas Griegas y conocer otra nieve que no sea de limón, festejar todos los aniversarios de mis padres, cuidarlos, quiero hacer tantas otras cosas, y ahora no sé si voy a tener tiempo para hacerlas…- las lagrimas inundaron mis ojos y aunque no quería llorar, una de ellas se derramó por mi mejilla.

Leo la limpió con su pulgar mientras acunaba mi rostro en su palma.

-Siempre te has visto tan alegre, tan segura, tan feliz, ¿cómo es que puedes soportarlo?- me dijo en un tono que reflejaba que no comprendía mi manera de actuar.

- Soy la creadora de mi vida, puedo enriquecerla, puedo ser tan feliz como quiera, hay cosas que salen de mi control como esto que me pasa ahora, pero estoy haciendo lo que puedo por ello, no voy a darme por vencida, voy a luchar con todo lo que tenga por mi vida, pero es algo que no puedo decidir por mí misma, ¿que puedo hacer? sino disfrutarla tanto como pueda, tanto si gano como si pierdo, no voy a quedarme encerrada en mi cuarto llorando, voy a sonreír, voy a disfrutar, cantar, bailar, gozar como nunca, tanto si mi destino se cumple como si no.- lo miré a los ojos, le sonreí y continué:

-Sabes... cuando era pequeña, veía a mis padres, siempre quise un amor como el de ellos, son una pareja tan perfecta, y no solo porque sean mis padres, siempre se toman de la mano como dos adolecentes, cuando creen que no los vemos ni Karla ni yo, se besan, cuando papá llega a casa, su mirada se ilumina en cuanto ve a mamá, se conocen tan bien que con una mirada se dicen todo, siempre quise un amor como el suyo, y ahora que te tengo, no puedo evitar pensar si voy a estar aquí para disfrutarte, es por eso que trato de no hacerlo… cuando te miro, veo al hombre que cualquier chica mataría por tener a su lado, ni en mis mejores sueños pude imaginarte y aquí estas, mirándome con amor, sosteniendo mi mano, mientras te digo, que probablemente no cumpliré mi promesa de nunca abandonarte…- las lagrimas corrían por mis mejillas, pero aun tenía tantas cosas que quería decirle, solo que no sabía cómo, pero continué, mientras él me miraba con esos ojos verdes que me hipnotizaban y que me hacían creer que todo valía la pena por estar con él.

-Se que has sufrido decepciones antes y lamento mucho si esto te causa dolor…en verdad esa nunca fue mi intención… pero… pero.. pero si… quieres irte, de verdad que lo entenderé… solo recuerda que te amo… y te amaré siempre…- esperé por su reacción. Y unos segundos que se me hicieron eternos transcurrieron, hasta que por fin se puso en pie, tomó mi mentón, lo alzó, obligándome a mirarlo, me besó suavemente en los labios.

-Te amo Caro- y dicho eso… desapareció.

Mi corazón se partió en miles de pedacitos, parpadee esperando que todo fuera una ilusión, o esperando despertarme de tan mal sueño, pero ninguna de las dos cosas sucedió. Las lagrimas surcaron mis mejillas libremente, el estaba en todo su derecho de marcharse, lo cierto es que nunca lo esperé… creo que esperaba que lo comprendiera, aunque no tuviera derecho a esperarlo… Los sollozos comenzaron a salir de mi pecho y mi respiración se hizo entrecortada…





Pude escuchar un pequeño Puf, levanté la vista y Leo me miraba desde arriba…

-Volviste- le dije, mientras lo rodeaba con mis brazos y él me devolvía el abrazo.

-Es que nunca me fui, solo fui a comprobar algo, si hay que ser paranoica…- me dijo mientras besaba mis mejillas.

Sonreí, al recordar las mismas palabras que le había dicho yo, hace algunos días…

-No me cites… inventa tus propios sarcasmos… y no me lo vuelvas a hacer- le dije, mientras le pegaba con mi dedo índice en la nariz. Se inclinó y me besó, con ansiedad, pero también con ternura.

Mi corazón volvió a su lugar, intacto, como si nunca se hubiera ido, latiendo desbocado solo por estar a su lado.

-¿Me acompañarías?...quiero mostrarte algo-me dijo, mientras tomaba un mechón de mi pelo y lo ponía tras mi oreja derecha.

-Contigo… siempre- le dije, me sonrió, me rodeó con sus brazos y me susurró al oído: cierra los ojos. Lo cual obedecí inmediatamente. Sentí un ligero hormigueo, que desapareció, casi tan rápido como apareció.

Leo me giró en sus brazos, de manera que mi espalda estaba apoyada en su pecho, mis ojos aun seguían cerrados, así que Leo me dijo:

-Ábrelos-

Gritenme chicas!!!!! Las quieroo

5 comentarios:

Lullaby dijo...

Re!!!...¿¿¿¿¿¿¿Qué le muestra??????.... me vas a dejar así????.... no!
Hay por favor tengo un nudo en la garganta Regi, tu historia me facina!!!.... gracias por este pequeño capi pero eficaz!!!!
Besos!

Sandiadelicius dijo...

Lo siento pero y el cap. me hizo llorar,
jiji me gusto mucho,
que le enseña Leo a Caro..??
Oh dios siempre me va a faltar mas de tu historia...
gracias

★★strellyta★★ dijo...

hey k triste!!!!!

pero lindo asi todo ♥_♥

pero ahora a donde lla llevo leo?
he............

por k siempre eres tan
buena escribiendo k
nos dejas con la intriga

sigue asi escribes genial =)

Gabrielaa! :) dijo...

Aii! Mee hizoo llorar! :( Mee encaanta la fuerzaa que tienee Caroo, para enfrentaar a todoo! :D
Yaaa pero Yaa quiero leer el proximoo capitulooo! :)

HALO dijo...

WAAAAAAAAAAAAAAH!!! REGIIII!!!
esta super lindo el cap!!!
me encantooo
llore como desquisiadaa!!(por cierto me debes un teclado nuevoo!! de tantas lagrimas que le calleron por tu culpa se rompio)
hayy de fijo la lleva a los lugares que ella queria visitar, a ver la nieve o a ver la torre eiffel... yo quiero unooo asiii!!!

ya quiero leer el sig regii!! no te tardes plzz!!